No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

GARBAJOSA CORTADO POR EL REAL MADRID

Hoy, repasando los twitters, veo la noticia de que el Real Madrid ha decidido prescindir de Garbajosa. Bueno, así es la vida de un jugador profesional y es lo que tiene ahora que asumir el jugador. Por lo que parece, su equipo le va a pagar la ficha íntegramente y encima se puede marchar a firmar por otro equipo, así que no está mal el negocio. Sin embargo, en la comunidad twitter de baloncesto hay voces que incluso lo comparan con Dino Meneghin, y formulan la siguiente hipótesis: ¿qué hubiera pasado en Italia si un entrenador español se “carga” a Meneghin?

Sinceramente creo que es un poco excesivo comparar el impacto que supuso Meneghin en Italia con lo que es Garbajosa en España; es más, a diferencia de Meneghin, Garbajosa no es un jugador sobre el que se haya cimentado un proyecto. Ciertamente ha sido muy importante, puesto que su posición de 4 abierto ha dejado muchos espacios en ataque al pivot interior y a las penetraciones de los jugadores exteriores de su equipo, pero no recuerdo (quizá porque nunca he sido un gran seguidor suyo) ninguna fase de estos últimos años en los que girara el juego de su equipo en torno a él, ni tampoco que en los momentos difíciles se la dieran para ver qué inventaba. Ésa es, precisamente, la diferencia con Meneghin, puesto que éste era la referencia en su equipo; se le buscaba para que o anotara o bien generara ayudas defensivas que facilitaran el juego de ataque, además de sus rebotes, tanto defensivos como ofensivos. Garbajosa, en mi opinión, no ha sido un jugador franquicia (como lo define la NBA), sino un escudero de lujo, que llegó a ser lo que es ahora porque estaba dentro de un grupo en el que sus virtudes eran muy potenciadas y sus defectos minimizados. El ejemplo más claro para mí en este sentido lo tenemos en la selección española; así, por lo que se refiere al tiro exterior, Garbajosa dificultaba con su tiro las defensas sobre Pau y eso era muy bueno para el equipo, pero el que generaba esas ayudas era Pau, no Garbajosa. En realidad, Garbo sólo tenía que quedarse quieto y esperar una ayuda sobre Pau para que el balón circulara y acabara en sus manos con la ventaja suficiente para poder montar el tiro (o acaso se iba a arriesgar el otro equipo dejando que tiraran Navarro, Rudy…..).  Por otro lado, el conocimiento defensivo de Garbo le permitía sacar faltas en ataque, así como dificultar mucho a su rival la recepción del balón, etc., pero, al final, no puedes sacar una falta en ataque en cada ataque del equipo rival y, además, en más de la mitad de  los ataques propios y rivales existe algo que se llama REBOTE, motivo por el cual se valora siempre más a un pivot que coge 10 rebotes por partido, que a un pivot que saca 1 ó, a lo sumo, 2 faltas en ataque por partido.

En resumidas cuentas, Garbajosa era, por lado, un pivot con la capacidad anotadora exterior de un alero y la capacidad defensiva de un alero sobre un pivot, y que, ante una inferioridad física, intentaba sacar las faltas de ataque; y, por el otro lado, era también un jugador con un déficit muy importante en el rebote, sobre todo ofensivo (lógico por otro lado, al jugar normalmente a unos 7m del aro).

Entonces, ¿cómo es posible que fuera tan bueno para la selección nacional, si no cogía rebotes? Porque en la selección tenía el complemento ideal a sus habilidades: Carlos Jiménez, gran reboteador y  estupendo defensor, que le complementaba de maravilla. Los puntos débiles de uno eran los fuertes del otro. Recordemos ahora quién cogió muchos rebotes este año con la selección… Rudy. En fin, siempre que esté en pista un jugador como Garbo debemos tener un exterior medianamente reboteador, si no, más nos vale no fallar mucho.

Todo este rollo que he metido sólo es para poner de manifiesto mi opinión sobre Garbajosa: es un jugador, o mejor dicho, ha sido un jugador importantísimo, es más, yo diría que vital para el juego de la selección, lo mismo que fue Pipen para Jordan (que no es poco¡¡), un escudero de lujo para Pau.

También hay otros condicionantes en un jugador, como, por ejemplo, su rol en el grupo. La prensa madrileña parece que se desvive por este jugador, aludiendo su gran actitud y al ejemplo que genera en el vestuario. No voy a ser yo quien lo ponga en duda, pero esas labores, para que funcionen de verdad, tienen que estar representadas, a mi juicio, por un perfil de jugador muy distinto a Garbajosa. Por ejemplo, en el Barça esas funciones las cumple el capitán Roger Grimau, un jugador que siempre está en la recámara, esperando siempre que a su equipo le haga falta su aportación, haciendo grupo y, muy importante, sacrificando dinero por estar en el Barça. Este tipo de jugador predica con el ejemplo y creo que, en todo vestuario, resulta siempre necesario para crear identidad con y hacia el club, tanto por parte de los demás jugadores, sean recién llegados o no, como por parte de los jugadores de categorías inferiores e incluso de los aficionados. De todas formas, creo que Grimau tuvo un buen maestro en esas funciones, concretamente, Rodrigo de la Fuente.

Lo que más me jode de esta situación (si es que se me permite usar esta expresión) es que hablando de este tema me salen con mucha facilidad nombres en el Barça, pero, sin embargo, no me sale ninguno en el Real Madrid. Y que conste que soy del Real Madrid desde la época de Bryan Jackson, Robinson, Larry Sprigs (o como se ponga), Martín, Rullán, Corbalán, etc, etc. En este sentido, Felipe Reyes es quizá el único que dentro de unos años puede llegar a desempeñar esas funciones, pero no por ahora. Alguno pensará que me olvido de Herreros y no, no me olvido de él, pero creo que, para ser como los que acabo de citar, le faltó estar más tiempo en ese segundo plano y sacrificarse más por el equipo algún año en el banquillo, y, sin embargo, lo cierto es que en el momento en que perdió protagonismo no se recicló a un reserva de lujo, sino que se recicló a un directivo. Esto es otra forma de seguir vinculado, pero desde luego menos pasional de cara al aficionado y a los compañeros.

Por último quiero destacar unos detalles que he apuntado anteriormente: sacrificio (sobre todo económico y deportivo), capacidad para dar lo que haga falta durante el tiempo que haga falta, aunque el equipo no pare de traer a jugadores en tu posición (Basile, Pete, Anderson, Ingles…. si encima tienes a Navarro 30 min. por partido ya me dirás qué te queda), y dar el máximo al salir.

Los números de Garbajosa esta temporada son 3 puntos por partido y 1,7 rebotes.

Esto bien podría encajar en el perfil de jugador al que me he estado refiriendo, pero si resulta que tiene una ficha superior al MILLÓN de EUROS por temporada, me temo que no encaja en ese perfil, porque los jugadores que tienen fichas con estas cantidades, están para ganar partidos como misión principal, no para hacer equipo en el vestuario.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s