No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

¿QUÉ ELIJO PARA MI EQUIPO…. JUVENTUD O VETERANÍA?

 

Todavía recuerdo cuando entrené por primera vez a mi actual equipo e hice la planificación; lo tenía todo planeado, hasta dónde ibamos a llegar este año y casi el próximo. Sistemas, ataques por conceptos, defender a todo campo, etc., porque, claro, si han llegado a senior, hay cosas que ya saben y no hay que enseñarlas!!

 

Poooor Dioss, qué equivocado estaba!! Esa temporada nos dejaron tirados no menos de 4 jugadores de la plantilla, hasta el punto, incluso, de llegar a irse sin ni siquiera avisarlo, con lo que cuando faltaron un par de semanas ya supuse que no van a venir más. Lo cierto es que algunos de estos jugadores dejaron de venir porque no estaban conformes con el nuevo reparto de minutos. El año anterior jugaban 37min. por partido y conmigo, como no venían a entrenar, o no jugaban o sólo jugaban unos 5 min., FUERA quien FUERA el rival de esa tarde. Así nos fue, claro, perdimos muchísimos partidos y nos quedamos con solo 6 jugadores en plantilla. Luego, en el mercado invernal nos reforzamos con un jugador que tenía toda la pinta de que no iba a durar ni un par de meses pero, a día de hoy, sigue en el equipo. Para mí lo que hizo este jugador tiene mucho mérito, puesto que se no se subió a un carro de los fáciles sino que se aupó a un carro que iba muy muy jodido, y ahí sigue. Curiosamente TODOS los jugadores que nos dejaron tirados eran de los jóvenes (creo que ninguno pasaba los 20 años), de esos que luego van por los foros pidiendo sitio en un equipo y, si es posible, que los veteranos se vayan para que ellos puedan jugar. La siguiente temporada fue mucho mejor, aunque volvimos a tener un par de

  bajas en el equipo a mitad de temporada; casualmente tampoco eran de los veteranos, aunque, como digo, pudo ser una casualidad.

 

Al año siguiente Miguelo me dió la oportunidad de dar el salto a un equipo de 1ª Nacional, el CB Santomera. Aquel año también fue dificil. Salimos con 11 fichas, pero al poco tiempo empezaron los problemas, por ser un grupo poco dado a entrenar. Empiecé a sacar a jugar a los que venían a entrenar, que casualmente era gente joven (menos de 20 años), pero ¿a que no adivináis quiénes nos dejaban tirados en los partidos que había que ir a jugar a Castellón? Sí, en esos partidos en los que sabías que, muy probablemente, ibas a perder de bastante después de 3 horas y media de ida y otras tantas de vuelta… pues sí, los jóvenes. Sin embargo, los veteranos, que algunas veces fallaban a entrenar, cuando había que dar la cara sí estaban allí; incluso cuando jugábamos contra el líder que había ganado todos los partidos de paliza, ahí estaban…. ¿Y los jóvenes? Unas veces, en un curso en Granada (pillados después, por casualidad, de fiesta por la hermana de uno de los jugadores….. esas cosas tiene la vida), curso de socorrismo en San Javier, repentina indisposición (me llama la madre¡¡ lo habéis oído bien, me llama la madre de un senior para decirme que no puede venir porque está indispuesto), y, sin embargo, eso nunca les pasaba cuando los desplazamientos eran cortos o el resultado iba a ser a priori ajustado. Aunque la mejor combinación, que era cuando me echaba a temblar, era la semana que se lesionaba un verterano (que se “comía” las 7 horas de viaje y la correspondiente asistencia de partido, con la pérdida total del día), otro me había avisado 1 mes antes que ese fin de semana tenía un boda (por ejemplo), y te encontrabas que sólo tenías 7 jugadores para un partido al se podía hacer frente. Pues esos partidos, precisamente esos y no otros, son los que los jóvenes elegían para faltar repentinamente y sin avisar. Luego por supuesto, cuando quedaba un mes de competición, estos jóvenes también tienen que estudiar y te acaban dejando completamente tirado. También es verdad que afortunadamente sí había otra gente joven que quería trabajar, así que acabé entrenando y llevándome a los partidos a un junior y a un cadete, que al final ayudaron y dieron la cara. No sólo eso, sino que conseguimos ganar algun partido más.

 

El año siguiente en Cartagena, me ofrecen llevar a un equipo en 1ªNacional femenina, un equipo que, en teoría, se iba a enfocar para una generación de jugadoras juniors que habían cosechados éxitos de la mano de Eugenio y Laura. Además de eso, la Directiva del CB Cartagena se comprometió a fichar a unas cuantas jugadoras porque, supuestamente, había suficiente presupuesto. Del tema de la Directiva no haré comentarios en este post, porque se merecen 2 ó 3 para ellos solitos. Ni que decir tiene que los refuerzos no llegaron y que tuvimos que salir a jugar por toda la geografía murciano-valenciana con unas juniors para rodar y unas senior a las que, en teoría, habían convencido para que simplemente ayudaran a entrenar (aunque eran las vigentes campeonas de la LSF). Con ese panorama os podéis imaginar cómo fueron las primeras y, a la postre, únicas jornadas de este equipo en la 1ªNacional Femenina. En fin… Después, en la previa de la tercera jornada viví el episodio más surrealista al que me he enfrentado como entrenador. Me avisaron a las 12 de la mañana (vía SMS) de que nos habían retirado de la competición y de que nos van a incorporar a la LSF. Más tarde, la Directiva me citó para una reunión antes de entrenar; evidentemente yo ya sabía entonces de lo que iba a ir el tema, lo que no sabían ellos es que yo ya estaba avisado, así que después de unos patéticos razonamientos por parte del Club con los que intentaron justificar la medida adoptada y que merecen un post aparte (y lo haré), las “juniors de oro” sobre las que se iba a cimentar el futuro del equipo fueron las PRIMERAS que no quisieron seguir con el senior porque no querían perder la oportunidad de su ultimo año de junior y poder así ir al sector. Y como “a todo cerdo le llega su San Martín”, la temporada la saldaron esas juniors solamente con 1 victoria, y eso que iban a ganar a la liga para irse al sector!!

 

Así que, de inicio, me quedo con sólo 6 jugadoras y ya en Navidad me cae el “refuerzo” de una jugadora que llevaba como 11 años sin tocar un balón. Estas jugadoras aguantaron bien el tipo toda la liga y es más empezamos a ganar bastantes partidos a pesar de nuestro estado anímico/físico. Además, a pesar de la espantada, seguimos entrenando los mismos días, es decir, 4 días a la semana, y cuando ya parecía que el aburrimiento iba a poder con nosotros, porque entrenar 4 días a la semana 5c5 con sólo 5 ó 6 jugadoras es realmente difícil, aparecieron unos amigos de las pachangas que alquilaban la pista justo antes que nosotros. Ésa fue nuestra salvación, puesto que a partir de esa semana vinieron en horario de entrenamiento, lo mismo que las jugadoras y nos ayudaron muchísimo, primero a poder jugar 5c5 y después se ofrecieron a ir un paso mas allá, así que les decía cómo quería que defendieran, atacaran, etc. a mis jugadoras. IMPRESIONANTE. Y, como último paso, hasta fueron a ver algún partido que otro.

 

Repito: IMPRESIONANTE.

 

Así que muchas gracias Miguel, Benito, Juan, Antonio, Nacho.. y otros tantos por ayudarnos ese año.

Yo siempre he defendido que a los jugadores jóvenes hay que hacerles un sitio, pero hay algo que tiene que venir de serie en todos los jugadores: COMPROMISO. Así de simple, compromiso. Ahora cuando vuelvo a mi equipo al cabo de 3 años me encuentro casi con las mismas caras, 3 años más veteranos y con más problemas para compaginar todo. La mayoría casados, alguno con 3 niñas, trabajo de ellos y sus parejas, etc. Y siguen vieniendo a entrenar; rara vez fallan aunque lo hacen más de lo que me gustaría. Por cierto, al igual que mi primera etapa en este Club he tenido una baja antes de empezar la temporada, casualmente el más joven y el jugador en el que teníamos puestas más ilusiones, porque además es del pueblo. Empezó con que tenía que estudiar para septiembre y por eso no podía venir a entrenar en pretemporada, siguió con un esguine eterno (aunque luego le ví saltar una verja de 2,5m de altura con el pie malo), más tarde con reuniones familiares y al final me dijo una semana antes de empezar la competición: “este año me dejo el baloncesto por los estudios”; qué casualidad que los que realmente estudian sean los que llevan sin ningún problema todo para adelante, pero bueno…. 

Volviendo a jugadores de verdad, algunos de estos, como iban “sobraos” de tiempo, se han dedicado a construir una escuela de baloncesto en Dolores de Pacheco y de paso a hacerse cargo del club para que tenga continuidad. Resulta ahora que tengo a un grupo realmente implicado con el club, y eso para mí vale más que toda la juventud del mundo. Eso, señores jóvenes, se llama ilusión y responsabilidad, algo que sinceramente creo que le falta a mucha gente joven.

Lo mejor de este grupo es que ya me conocían y sabían que el que no viene a entrenar no puede jugar, porque aquí no se trata de castigar a nadie, pero desde luego sí que se trata de premiar al que viene. A mí, como a todos los entrenadores del mundo, me jode mucho cuando me falta un jugador sin haberlo avisado, porque ya he planificado los ejercicios del entrenamiento y quizá por esa ausencia se queda cojo alguno. Luego, ese mismo jugador te viene corriendo a las 10 de la noche porque acaba de salir del trabajo y se cambia para entrenar aunque sólo sean 20 min; eso es implicación porque lo fácil, en su caso, hubiera sido quedarse en casa, ya que, además, estaría más que justificado.

 
Para terminar sólo diré una cosa y es que estoy deseando que vengan chicos jóvenes al equipo, pero, por favor, el que venga con excusas y gilipolleces varias, que las utilice en su casa, que seguro que sus padres se las creen, porque aquí no solo no se las aguanto yo, sino que ninguno del equipo quiere oirlas. Queremos a jugadores implicados, aunque no sean los buenos de su generación, ni unos juniors de oro. Queremos a gente que disfrute con este deporte.

Si eres así, seguro que tienes un sitio en el grupo.
 

ASÍ QUE, ¿QUÉ ELIJO PARA MI EQUIPO : JUVENTUD O VETERANÍA?

Pues está claro, elijo   COMPROMISO.

Pedro J Jordán

Anuncios

8 comentarios

  1. Juan Vi (mazarronbasket)

    Cuantisima razon tienes,parecia al leer tu post, que alguna de tus vivencias en el tema del compromiso de los jovenes,eran las mias.Enhorabuena por el blog,y te animo a seguir.

    15 febrero, 2011 en 23:22

    • Veo que por lo menos no soy yo solo 🙂
      Muchas gracias por tu comentario.

      15 febrero, 2011 en 23:38

  2. caaaaaaaaaaaalvo

    Aquí la santa es mi mujer, que no te quepa duda

    16 febrero, 2011 en 01:04

  3. pablo14

    ACHO QUE PEDRO NOS HA LLAMADO MAYORES, VIEJOS, ETC…ESO ES QUE NO NOS HA VISTO BIEN. BUENO SE LE HA OLVIDADO DECIR QUE SOMOS EL EQUIPO CON MÁS ANILLOS DE LA CATEGORÍA (CASADOS POR SUPUESTO..)Y DENTRO DE SEIS O SIETE AÑITOS TENEMOS AHI UNA CANTERA (CUANDO CREZCAN TODOS VUESTROS HIJ@S) ÁNIMO CHAVALES SÓLO TENEMOS QUE LLEGAR A LOS 39-40 AÑOS JUGANDO AL BALONCESTO Y NO SERÁ POR GANAS…
    POR CIERTO PASARÉ L ENTRENAMIENTO DEL JUEVES AUNQUE NO PODRÉ ENTRENAR NI ESE DIA NI EL VIERNES, PERO AL PARTIDO IRÉ A JUGAR (POR LO MENOS INTENTARÉ ECHAR UNA MANO O DAR DESCANSO A ALGUNO) ALE VIEJUNOS APOR LA JUBILACIÓN.

    16 febrero, 2011 en 10:24

  4. Julio sin cabrear...

    Que no se alarme nadie: ahora con esto de la ampliacion de la edad de jubilación, tenemos la excusa perfecta…
    En este proyecto estamos todos implicados, en mayor o menor medida, y depende de todos que esto continúe, por lo menos siguiendo la linea de compromiso que tenemos todos, ya que como dice Pedro, es lo más importante para la continuidad del club.

    Como se notan los años, coñe!!

    16 febrero, 2011 en 18:19

  5. Guillermo

    Y yo leo esto el mismo día que mi hijo me pregunta…..”Papá, como eras vos de joven???”… Menos mal que no tengo ficha, que si no me sentiría un viejo choto…

    20 febrero, 2011 en 21:41

  6. Coke

    Pedro, llevaba un tiempo sin leerte y este post (como los otros) es buenísimo. Te dejo este comentario porque comparto todas tus reflexiones y porque no tengo más remedio que alabar el compromiso de los del pueblo y asimilados (potro, House, cesicar, Julio) y de los “mercenarios de lujo” con los que cuentas (calvo, pablo14, papapablo, José David) que a pesr de las dificultades personales de cada uno, no fallan (casi) nunca.

    El “compromiso” (o el no poder comprometerme) hizo que, siendo del pueblo, el primer año de senior, cediera mi puesto a alguien que desde entonces sigue en el equipo y falla poco, también hizo que la temporada pasada no aceptara la oferta del calvo y la ficha se la llevara otro del pueblo, también ha echo que este año tampoco la aceptara (además no tendría cabida visto el buen nivel de este año).

    Sin embargo, mi comentario no va por esto sino por la escuela. Para mí, baloncesto en la Ermita equivale a decir Fernando Vera, y Fernando Vera sabe que cuenta con gente como la del senior y conmigo para que Baloncesto y Ermita sean una misma cosa durante mucho tiempo. Nuestra pelea debe ser darle continuidad a la escuela para que el Senior no sea simplemente un equipo de amiguetes que se junta para echar unas carreras 3 ó 4 veces por semana.

    Ánimo a todos y gracias, Pedro, por el esfuerzo que estás haciendo este año.

    Coke

    24 febrero, 2011 en 12:42

  7. Gracias Coke por tus palabras.

    Creo que estamos de acuerdo en todo, y lo que Fernando Vera es sinónimo de baloncesto en La Ermita es algo que no duda nadie.

    Poco a poco intentaremos que haya mayor interacción con los peques de parte de los mayores.

    24 febrero, 2011 en 14:18

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s