No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

Crónica La Ermita – Mazarron

El domingo nos dimos cita dos equipos amigos y con objetivos muy distintos. Nosotros, un equipo veterano al que este año le están saliendo bien las cosas y con opciones al play-off, y Mazarrón, un equipo joven que está teniendo muchos problemas para acabar la temporada como ellos hubieran querido. Parece ser que ha habido varios jugadores jóvenes poco implicados con el equipo, y que al final se han marchado dejando muy tocado al grupo. Por otro lado es normal, si falla la gente el entrenador no puede trabajar a su manera y así siempre es difícil. Hay rachas de lesiones, compromisos, exámenes, etc. durante las que tienes que entrenar con 6, 7 u 8 jugadores, y se hace y punto, pero enfocar un larga temporada con ese número de jugadores es muy difícil, y lo digo por experiencia propia, y, sin ir más lejos, mi actual equipo el primer año que estuve aquí. De toda esta experiencia hay que intentar sacar cosas positivas; por ejemplo, que hay jugadores que siguen viniendo sabiendo que no van a poder entrenar como otros equipos y que no van a poder competir decentemente tampoco.

 

Respecto al partido hay poca cosa que resaltar, creo que ellos ahora mismo creen que hicieron lo que pudieron, pero estoy seguro de que podían haber dado un poco más. Lo que pasa es que la situación del equipo afecta a las cabezas de los jugadores, sobre todo si, como es el caso, son tan jóvenes.

 

Se encerraron pronto en una zona 2-3 y no salían a tapar los tiros, lo que les costó los dos primeros triples del partido, y esto unido a un par de pérdidas de balón con contraataque, hizo que pidieran el primer tiempo muerto. Ni siquiera ellos creían que pudieran plantar cara y eso se notaba perfectamente. Si tuviera que destacar algo de mi equipo fue la capacidad de oler sangre y matar el partido. Es la primera vez que nos ocurre en la temporada; hasta ahora en algún partido hemos hecho un buen primer cuarto e incluso un buen segundo cuarto, pero como somos el equipo de los regalos, siempre empezábamos dándoles un par de contraataques o tiros fáciles en las reanudaciones que metían nuevamente a los otros equipos en el partido. Esta vez no fue así, a pesar, incluso, de que estuvieron jugando muchos minutos los jugadores menos habituales. Fue un partido del que no se puede sacar mucho, salvo que se siguió recuperando José David y Pablo y se reencontraron con el aro, después de unas semanas de inactividad, Juan y Casanova. Esta semana se trabajará fuerte sin necesidad de estar encima porque el rival es San José, un partido que todo el mundo quiere jugar y hacerlo bien.

 

Por último, mando ánimos de nuevo a Mazarrón, por un lado a los jugadores (elementos imprescindibles), para que sigan esforzándose aunque las metas deportivas a corto plazo no sean demasiado altas y, por otro lado, al Club para que no deje de formar a jugadores y entrenadores, recordándoles a todos que aquí estaremos para lo que les haga falta

Pedro J Jordán

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s