No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

Archivo para abril, 2011

Una previa extraña

Aunque sigo sin mi querida Blackberry, he hecho un esfuerzo para poder subir esta crónica que tan extraña me resulta, puesto que es la primera vez que la hago sin que esté mi equipo por medio.

A esta ronda, la Federación la denomina SEMIFINAL cuando realmente son 2 finales. El objetivo de los equipos en esta categoría es, en el 99% de los casos, ascender, no en ganar la liga. Es más, la mal llamada FINAL de 2ªAutonómica realmente es un partido de trámite para los dos equipos, que en la mayoría de los casos ya han celebrado la semana anterior el ascenso y se han tomado la semana de pre-vacaciones. Yo he tenido la suerte de vivir un ascenso en esta categoría con un grupo de amigos, y os aseguro que no lo olvidaré en la vida. Aquel año yo solamente estaba entrenando con unos amigos para estar un poco en forma y al poco de empezar la liga me convencieron para que jugara, llevaba más de 10 años sin jugar y no me apetecía especialmente, aunque el grupo era estupendo, y al final me sumé al grupo.

Después de una temporada larguísima, creo que fueron más de 24 partidos (para segunda es una pasada), nos tocó jugarnos el ascenso con el equipo de Lorquí. La eliminatoria fue genial, primero en nuestro campo, ganamos de 8, con la banda de música del pueblo en la grada y con el público animando muchísmo, daba gusto jugar en ese campo. En la vuelta nos tenían preparada la venganza….. y también tenían la banda de música del pueblo en la mini-grada (lo digo con todos los respetos, sólo es mini por su tamaño), aunque no creo que contaran con que la nuestra nos iba a acompañar al desplazamiento. Lo que podía haber sido un INFIERNO MUSICAL al combinarse las dos melodías, se convirtió en una pasada al ir alternándose las dos bandas, que se jugaron un pique en la grada. El partido fue igualado hasta el final y a pocos minutos consiguieron ponerse por encima en el global de la eliminatoria. Entonces apareció un veterano que siempre tenía la rodilla muy tocada y ya casi sólo se dedicaba a tirar, y con dos entradas consecutivas nos dió el pase a la final.

La final fue directamente una risa para nosotros, la jugábamos contra Molina, cuyos jugadores eran en su mayoría muy jóvenes y con ganas de demostrar cosas; nosotros, por nuestra parte, éramos veteranos con ganas de acabar. Molina presionó y corrió para ganar el partido y nosotros fuimos testigos de excepción, puesto que lo que más le preocupaba a alguno de mis compañeros era no lesionarse de cara al verano, y os aseguro que alguna que otra esposa estuvo “vigilando” de cerca.

He dejado para el final la identidad del equipo, porque en la actualidad todavía sigue dando caña, incluso el de la rodilla maltrecha, que según mis cuentas, si no ha cumplido los 40, le faltarán pocos meses. Este equipo está jugando en Liga Nacional y se llama C.A.B TORRE PACHECO.

Con esta anécdota quería hacer un pequeño homenaje a mis amigos 🙂 , para así intentar reflejar realmente la importancia de este cruce, puesto que es el que vale, en el que va a haber más tensión y en el que, sin lugar a dudas, se va a poder ver más intensidad y mejor juego. La final será bonita, pero creo que está un poco devaluada con este formato de competición. Quizá si fuera F-4, que es al día siguiente, podría tener un poco más de importancia, pero de esta forma no lo creo.

Empezaremos por la FINAL que van a jugar SAN JOSÉ y CIEZA.

Se habla mucho sobre el afán informativo de Cieza sobre San José, y sinceramente creo que se magnifica todo un poco. Por mucha información que tenga Cieza sobre San José no creo que les valga de mucho, es decir, no creo que tengan tiempo real para preparar algo específico de suficientes garantías. Lo que sí pueden haber hecho es modificar mínimamente algunas cosas previamente trabajadas para dar una vuelta de tuerca más tanto al ataque como a la defensa. Creo que si los ciezanos se dedican a hacer cosas nuevas va a ser una pérdida de tiempo, porque no les va a dar tiempo a probarlas y afinarlas. Por el contrario, me consta que San José sí se ha preocupado de verlos y estoy seguro de que ellos van a hacer lo que he dicho anteriormente. Sigo pensando que San José, a pleno rendimiento y sin bajas, es simplemente inabordable para Cieza. Soy muy consciente de que no conozco al equipo de Cieza, pero si este equipo fuera capaz de hacer frente a un San José sin bajas, se le habría quedado muy pequeña esta categoría e incluso la 1ªAutonómica, y no ha sido así. Mi pronóstico, evidentemente, es una victoria de San José y, si van sin bajas, no bajará de los 15 puntos de renta para la vuelta. Ya veremos si me equivoco, pero está claro que el que no se “moja” no se equivoca.

Por lo que se refiere a la otra eliminatoria puedo decir que tengo un mayor idea de cómo puede desarrollarse, puesto que conozco bien a los dos equipos. Molina irá a San Pedro con la intención de seguir manteniendo la vitola de “invictus” y Duna se lo pondrá todo lo difícil que pueda. Sinceramente, después de haber jugado contra los dos, creo que Duna era el peor rival posible del grupo A para Molina.

En la línea exterior los dos equipos están globalmente están bastante igualados, si bien creo que Molina tiene una muy pequeña ventaja. Me explico: Molina saca mucho mejor el contraataque que Duna, pero la verticalidad que posee Duna con Adrián teniendo espacios, no la tiene ningún jugador de Molina. Respecto al tiro exterior, el jugador que puede desequilibrar la igualdad de la balanza es el nº18 de Molina, a quien no sé si le habrá dado tiempo a recuperarse de la lesión que se produjo contra nosotros. Así que, en el exterior, Molina tendrá, desde mi punto de vista, una pequeña ventaja, aunque no así en el interior, que es donde, en mi opinión, Duna es muchísimo más fuerte; de hecho, creo que es donde Molina va a tener que dar lo mejor de sí mismo, y un poco más. Pope es más grande y más fuerte, y al poste les puede hacer daño, aunque donde realmente puede ser determinante es en el rebote ofensivo; y aunque en el 1c1, en el poste, es posible que puedan pararle, será con dificultad. En este mismo sentido, Duna tiene un jugador contra el que no tiene antídoto posible Molina, Raúl (2,05 y muchos kilos de ventaja sobre cualquiera de sus posibles defensores), un pivot veterano y con buenos fundamentos, y aunque pueden castigarle con velocidad (cosa que se le da bien a Molina), en estático el destrozo puede ser de proporciones bíblicas; tampoco es una solución (a mi juicio) un 2c1 con el otro pivot, porque se dejaría a Pope sin nadie delante para el rebote, y eso sería un suicidio para la defensa de Molina. Además de estos dos jugadores, Duna todavía posee algunos jugadores interiores, pero su perfil es mucho más parecido a lo que tiene Molina en sus filas.

En definitiva, creo que se va a ver un partido bonito, en el que si Molina consigue que entren poco en juego los interiores de Duna, tendrán mucho ganado (siempre sin olvidar la verticalidad de Adrián), y si, por contra, se imponen los jugadores interiores de Duna, Molina tendrá muchos problemas para sacar el contraataque (que simpre le da muchos puntos), porque le van a cargar el rebote con mucho peligro, y en defensa del 5c5 van a tener que estar muy acertados en la larga distancia porque en las cercanías del aro van a tener muchas dificultades para definir con buenos porcentajes. Así que si Duna impone en el partido a sus jugadores interiores, no dudo que se puede llevar una buena renta a tierras molinenses para la vuelta.

Intentaré estar en el partido, pero tengo múltiples frentes abiertos (algunos incompatibles) este fin de semana: por un lado, el Día de la Madre y, por el otro, las competiciones de la Federación Murciana.

El sábado es el día más fácil de compaginar, aunque no está exento de incompatibilidades. Por la mañana, la primera semifinal (a las 10:00 a.m.) de la F-4 junior masculina, donde mi amigo Pepe García (CB Cartagena) va a intentar dar el campanazo cargándose al equipo liderado por el internacional Adrián Méndez, el pivot Pablo García y su entrandor Javier Aguilar; una tarea difícil pero jugando a un partido, todo es posible. Es una ocasión inmejorable para que los pupilos de Pepe den lo mejor de sí mismos, en especial los que deben liderar al equipo en las grandes citas como estas: el ala pivot Benjamín Cutillas y el base Pablo Carsellé, dos jugadores que deben reivindicarse como “refuerzos” de cara al año que viene en el senior del CB Cartagena.

El CB Cartagena tiene, y debe demostrar, que ha vuelto a la élite del baloncesto base, del cual hace muchos años ya que no es referencia, ni competencia directa, del omnipresente (en las F-4) CB Murcia. El baloncesto murciano necesita que Cartagena vuelva a estar presente en todas las finales de categorías base, por historia, población e incluso por sana rivalidad.

Una vez que acabe el partido en La Flota no podré entrentenerme mucho, ni saludar a mis amigos, si quiero llegar a la otra cita de importancia para mí: el partido de vuelta de la final de liga junior femenina.

Sinceramente pienso que, a principio de temporada, nadie hubiera apostado lo más mínimo por que este partido pudiera tener algo de interés fuera quien fuera el rival de Capuchinos, equipo que ya entonces era evidente que iba a llegar a la final y, además, arrasando. La fusión de los dos equipos que llegaron a la final de la F-4 cadete hace dos años (ganada entonces por el Capuchinos de Eugenio en el último segundo al CB Murcia de Juan Víctor Lorente) hacía presagiar un aburrido final de liga. ¡Nada más lejos de la realidad! Ayer pude disfrutar del partido que disputaron en el Virgen del Carmen el CB Cartagena y Capuchinos.

Sin lugar a dudas, el CB Cartagena ha sabido reinventarse y crecer en estos dos años: perdió de 30 en la semifinal de la F4 cadete de hace dos años contra el Capuchinos de Eugenio (equipo que, no se olvide, superó el sector dos veces, clasificándose para el Campeonato de España e, incluso, llegando a ser quintas de España en infantiles), y ayer fue capaz de plantar cara (y casi ganar) a la fusión de esos dos equipos finalistas que conforman ahora Capuchinos. Nuevamente, la sección femenina del CB Cartagena hizo una excelente demostración de cómo se puede y se debe plantar cara a equipos, en principio, superiores, y, en este sentido, la mano de Eugenio Alcaraz y Laura Belmonte se nota y mucho.

Desde el mismo principio del partido y empujadas (y mucho) por su aullante afición, Cartagena demostró que no estaba de mero espectador en la final. Las cartageneras dieron una lección magistral de esfuerzo y concentración, no dando un balón por perdido y sintiéndose capaces de todo, lo que les llevó al descanso con un +14 y dejando en menos de 20 puntos al “todopoderoso” Capuchinos. Las murcianas se creían tan superiores, que no se esperaban el tipo de partido que se encontraron ayer. En la segunda parte, el mayor físico en las rotaciones de las murcianas y el acierto en el triple, igualaron la contienda. Cartagena, no obstante, aguantó bien el envite y volvió a escaparse en el marcador, aunque entonces fueron las interiores (y eso que contaban con la importante ausencia de Rocío Paños) y las bases de las murcianas, las que terminaron de decantar el partido a favor de Capuchinos por la mínima.

Si las Cartageneras salen en Murcia como salieron en casa, se va a ver un partido superintenso, emocionante y tan bonito como el del jueves. Me gusta intentar definir a los equipos que llegan a este tipo de partidos con un concepto o palabra: en el caso de las murcianas sería “ROTACIÓN” (gran rotacion de jugadoras), y en el caso de las cartageneras “FE” (fe ciega en la victoria). Bueno, ya me extenderé más sobre estos equipos en la crónica.

Para el domingo la cosa se complica mucho más, ya que no puedo ir a Cieza porque no llegaría a tiempo para comer con la familia y, por la misma regla de tres, tampoco iré a ver la final de la F-4 junior masculina que empieza a las 12:00 en La Flota. Así que sólo me queda la opción de ver el partido Duna-Molina, al que ya me he referido anteriormente.

La FBRM se empeña en que no se preste toda la atención que debiera a esta liga. Creo que no costaría mucho planificar planes A y B para que se pudiera adaptar a cualquier horario (mañana o tarde), porque hacer coincidir la final de la F-4 junior con estas finales (junior femenina y 2ªAut) es una faena muy gorda para los que somos aficionados a este deporte. Digo yo, ¿no podría hacerse la F-4 junior por la mañana (como ahora) y la F-4 senior 2ªautonómica por la tarde?

Seguro que no sería ni difícil, ni complicado y, además, saldríamos ganando todos los aficionados, así que espero que cambien pronto el sistema de competición, aunque lo veo difícil, por no dedir imposible.

Haré las crónicas de los partidos que finalmente pueda ver 🙂

Si quieres venir a probar con nosotros, el horario de partido-pachanga será el jueves a las 21:00 h, también intentaremos cerrar amistosos para algún fin de semana.

Si necesitas más información mi e-mail es : pedrojordangallego@gmail.com


A partir de ahora toca autocrítica.

Esperando para empezar el partido vi a Juan Martinez (entrenador de San José) y estuvimos hablando un rato; entre otras cosas le pregunté por su partido porque me sorprendió que la victoria hubiera sido tan escasa. Sin querer justificar todo el partido con las ausencias, me dijo que le faltaron los dos bases y Tomás (el pivot), que por motivos de trabajo prefirieron arriesgarse y estar al completo para las semifinales. Entonces ahora me explico el resultado, San José lleva un equipo muy bueno (sobre todo los 7 jugadores principales, después se notan las rotaciones), pero como todo equipo necesita un cerebro en la pista que los guíe, al igual que necesitan un entrenador en la banda. Pues bien, para el que no lo sepa os diré que esos 3 jugadores son la guía de ese equipo: el 5, un base rápido y sabe a lo que juega, sin hacer mucho ruido pero trabaja muy bien; el 8, lee el partido de maravilla y es capaz de matarte andando (y no exagero nada); y por último Tomás, el pivot. Éste tiene mención aparte, le he visto marcar las jugadas mientras llegaba de trailer, el base le obedecía (por supuesto) y acababa definiendo él por donde le daba la gana (tiro, entrada, asistencia, etc). Creo que si los vieron los de Cieza se llevaron una imagen que no va a corresponder con lo que realmente son, ya se darán cuenta en el partido, y ya veremos si me equivoco en mis predicciones.

Por otro lado, durante la semana también puede hablar con Juanpe (Duna) y ellos también fueron con bajas importantes al partido. Stan (el base) es un jugador que hace que todo el equipo marche bien, además defiende muy bien y no puedes dejarle tirar tranquilo porque las mete; la otra baja, quizá el jugador mas importante del equipo de Duna, Alvaro (Pope), un jugador que yo llevé en cadetes hace 7-8 años y que ya entonces tenía unas cualidades tremendas, aunque su mayor problema era la cabeza. Recuerdo por lo menos un par de partidos en los que me fui sin él porque se quedaba durmiendo y no llegaba a tiempo al autobús, eso es un ejemplo y no voy a contar más, y os aseguro que los hay. A este chico esta liga se le queda pequeña y es el único que puede enfrentarse a los pivots de San José y salir victorioso: físico, tiro, etc., lo tiene todo para ser un gran jugador, ya veremos si su cabeza le deja. Con estas bajas es normal que le apretaran a Duna, pero para el próximo cruce sí que estarán y serán un quebradero constante para Molina. Stan, porque no va a dejar correr al base, y Pope, porque les va a hacer un destrozo brutal en el rebote, tanto en un aro como en el otro. Si Duna consigue que también vaya al partido Raúl (2.05 y muchos kilos y aún mejor juego), Molina tendrá muy difícil correr, porque el rebote lo van a dominar en los dos aros (quizá me equivoque, pero es lo que pienso que va a pasar), y van a tener muy pocas segundas opciones los de Molina; en cambio Duna sí que va a tenerlas y eso se debe traducir en sendas victorias en los dos partidos, y mojándome diría que en torno a los 10 puntos (lástima que no esté en Bet&win 🙂 ).

Respecto a nuestro partido, poco se puede decir más allá de lo que he dicho antes, lo importante era dónde ver el el derby futbolero. Salimos un poco empanados (para variar), fallando cosas fáciles (falta de concentración), y cuando ves que todos los balones divididos se los llevan los mismos empiezas a ver claro que la casualidad no existe y que sólo hay un equipo que busca el balón. El otro se conformaba con que llegara el final del partido. Entonces me acordé de algo que dije en su momento del equipo de La Unión, dije que si llegaban al play-off lo podían hacer de dos maneras bien opuestas: satisfechos de haber llegado, o con hambre y ganas de hacer más cosas, lo que, de haber llegado, les iba permitir poder acomenter empresas más grandes.

Eso lo pensé de La Unión, pero nunca pensé que le podría pasar a mi equipo, y fue lo que nos pasó a nosotros. Luego te pones a pensar y te das cuenta de que faltaban en la pista 3 inconformistas (Pablo, Julio y José David) y eso se nota en las cabezas de algunos.

Todos se quejaron de los árbitros, como suelen hacer los equipos débiles.

En todos los contactos, en la lucha por un balón el golpe nos lo llevábamos nosotros, como suelen hace los equipo débiles.

Y fue a nosotros a quienes les pitaron las técnicas, como suele suceder con los equipos débiles.

Creo que el único que creía ciegamente que se podía hacer algo era nuestro médico (Juan Antonio), y cuando salía al campo bien que lo intentaba.

Es curioso, cuando cogía el balón con su 1,75 escaso y se ponía a postear, empujar, morder, luchar rebotear, etc. era al único al que le pitaban las faltas a favor. ¿Curioso? Está claro que no, al final todo cae por su propio peso.

Al final del partido el nº15 de Molina se tiró a por un balón y se hizo daño en el isquiotibial (según él mismo), y cuando digo que se tiró a por un balón me refiero a que se llevó a la mitad de mi banquillo por delante para salvar un balón cuando ganaban la eliminatoria por más de 30 puntos en el total. Mis jugadores flipaban e incrédulos se preguntaban cómo era posible que se hubiera jugado el físico ganando de lo que ganaban. Ése es el problema, tengo demasiados jugadores que se dedican a pensar en el campo cuando no tienen que hacerlo, en lugar de tirarse a por los balones como hacían ellos; para lo bueno y para lo malo, ése es el tipo de plantilla que tengo este año.

Esto último me lleva a otras cosas que he visto por los foros y que, por supuesto, siempre los firman los anónimos cobardes de siempre. Parece que hay movimiento de jugadores de cara al año que viene. Yo no voy a entrar en cosas que no conozco, como el funcionamiento interno de un club vecino, y estoy seguro de que sé más que alguno mismo de los que está por allí.

Pero sí puedo hablar sobre cosas de las que estoy seguro; si el equipo de La Unión ha acabado bien y con buen rollo será casi imposible mover a algún jugador, cuanto menos a tres o cuatro como se dice en los foros.

A nosotros, en cambio, nos toca hacer un examen profundo y exhaustivo de nuestro equipo (ahora club):

  • De los jugadores que podrían seguir el año que viene, sólo dos bajan de la barrera de los 30 años (25-26 creo que es la cifra exacta).
  • Hay equipos que han demostrado ser competitivos con este tipo de jugadores, pero nosotros hemos tenido la oportunidad y hemos demostrado que no.
  • Nos falta hambre de victoria, los que la tienen no pueden liderar al equipo hacia objetivos mayores. Nos falta empuje y metas mayores, eso no significa que haya que buscar jugadores jóvenes o viejos, sino que hay que buscar jugadores que quieran hacer algo más que clasificarse para un play-off y ganar muchos partidos.
  • Como consecuencia, nuestra actitud defensiva es casi patética
  • El puesto de base no lo tenemos ni íntimamente cubierto (César se sacrifica pero es más un 2 que un 1, y de hecho creo que si pudiera jugar de 2 aportaría muchísimo más a nuestro juego, tanto en ataque como en defensa)
  • En el puesto de pivot también hacemos aguas, y si bien con la incorporación de José David se ha parcheado parcialmente, todavía faltan perfiles de pivot que cubrir. Y cuando digo parcheado, lo digo porque un equipo no puede basar parte de su juego en un jugador con los problemas de rodilla que él tiene. No lo puede basar porque tarde o temprano este jugador tendrá lesiones (pequeñas o grandes) y si no tienes otro jugador interior capaz de cerrar las defensas cuando postee, lo que realmente tienes es un parche, no una solución sólida y buena.
  • Demasiados jugadores con problemas de trabajo y turnos que hacen que no se pueda tener una dinámica buena de entrenamientos
  • Las categorías base del Club están lejos de aportar “soluciones” a estos problemas en corto espacio de tiempo, mínimo 6 años y probablemente 8-10

Con estas características de equipo y otras que evidentemente no se pueden ni deben decir por este medio, hay que intentar construir cosas medianamente serias.

Sera misión de la Directiva y de mí mismo, a partir de nuestra eliminación, buscar posibles jugadores que solucionen parte de los problemas anteriormente descritos, y para eso ya hay previstas reuniones y la presentación de proyectos a otros clubes.

Está claro que nosotros tenemos unas necesidades y podemos ofrecer cosas a cambio. Nuestras necesidades son simples, necesitamos jugadores para completar una plantilla con opciones de hacer cosas más grandes, porque para ganar muchos partidos y caer a las primeras de cambio ya tenemos la mejor plantilla posible.

Nosotros podemos ofrecer muchas horas de pista para trabajar bien e incluso tecnificación individual con algún jugador que realmente merezca la pena. Podemos absorber a varios jugadores de golpe con las ventajas que eso conlleva, e incluso podemos hacer uso de la figura de la vinculación para dar minutos a jugadores llamados a estar en otra liga en poco tiempo, con seguimiento y grabación de vídeo de sesiones de entrenamiento /partidos, etc.

Estas son las armas con las que podemos negociar, y con las que debemos sacar un mejor trato para los clubes implicados, si se da el caso.

Con esta forma de plantear las cosas, parece que no podemos estar interesados en jugadores seniors, pero nada mas lejos de la realidad. Si estos jugadores vienen con la idea de aportar cosas serán bienvenidos, pero si vienen porque hay buen rollo y con poca ganas de entrenar, mejor que se queden en su casa (siempre que continúe yo como entrenador, claro está).

Con todo esto quiero decir que esta temporada va a ser un punto de inflexión de La Ermita tal y como la conocemos ahora. Podrá tomar dos caminos, uno de ellos puede ser con el refuerzo de jugadores que nos den opciones al ascenso y nos permitan trabajar en óptimas condiciones, y en ese caso es muy probable que siga yo (por lo menos por mi parte) al frente del equipo. El otro camino es que se consigan pocos o ningún refuerzo, y que eso implique que sigan los mismos jugadores. El equipo seguirá ganando partidos (aunque cada año menos, evidentemente), se lo seguirán pasando pipa, y seguirán yendo a cenar como buenos amigos. Y eso también es importante, es más, el deporte amateur también esta para cubrir este tipo de necesidades, tanto o más respetables como sacar gente joven de las bases de los clubes, pero este tipo de equipo no contará conmigo para estar al frente del mismo.

Me gusta mucho entrenar, pero ese tipo de equipo no es el que me apetece llevar ahora; hace 8 ó 10 años me hubiera dado igual con tal de entrenar, pero a día de hoy necesito otros objetivos y metas para estar sacrificando tardes, noches y fines de semana.

A partir de ahora a todos mis post les cambiaré la firma, y en lugar de aparecer mi nombre aparecerá lo siguiente:

Si quieres venir a probar con nosotros, el horario de partido-pachanga será el jueves a las 21:00 h, también intentaremos cerrar amistosos para algún fin de semana.

Si necesitas más información mi e-mail es : pedrojordangallego@gmail.com


5-0 , 1-1 , 1-0

Primera victoria del RM sobre el Barça en esta temporada y supone un título. Como decía ayer, Mourinho ha encontrado (aunque sólo sea para este partido, ya veremos los siguientes) la forma de tumbar al rival y lo ha hecho cuando no hay posibilidad de error, con lo que primer título. Este hecho hace que el panorama cambie mucho para los siguientes partidos.

Hasta ahora el Barça marchaba inmaculado, seguro y confiado de sus posibilidades; ahora lleva una cicatriz importante. Ante este SuperBarça, nadie se hubiera echado las manos a la cabeza si hubieran hecho el triplete de nuevo, pero eso ya es imposible. No sólo eso, sino que ha demostrado que es vulnerable. La temporada, como mínimo, va a acabar en empate (Barça la Liga y Real Madrid la Copa), y eso para el Barça es un pequeño fracaso, pero para el Real Madrid, después de años de sequía, es una pequeña victoria.

La evaluación final será distinta, porque uno de los dos pasará a la final. Si estuvieran en lados distintos del cuadro podría darse la circunstancia de que los dos cayeran ante sus rivales y no llegaran a la final, pero esto no es posible, son rivales en semis, lo que implica que el que pase de ronda ya tendrá una “victoria” más sobre el otro y el “desempate” de títulos. Habrá que esperar un poco para saber qué tipo de partido plantea Mourinho y cómo viene de preparado el Barça de Guardiola.

He empezado por el fútbol porque tiene alguna similitud con lo que voy a tratar ahora. Ya dije en su momento que me gusta seguir los foros porque me entretiene y veo cómo piensan algunas mentes de nuestro baloncesto (aunque sea de la última liga de Murcia).

La previa al primer partido de Molina fue peor a nivel de trabajo de lo que habían sido los dos meses anteriores, y os aseguro que no era nada fácil superarlo, porque las ausencias de todo tipo nos han matado literalmente el final de temporada. Pero bueno, por suerte (o no) ganamos lo que teníamos que ganar. Me hicieron gracia algunos comentarios de uno que decía que ellos hubieran plantado más cara a Molina que nosotros.

Supongo que sería alguien del equipo de El Algar, porque, a excepción de los que han quedado por encima de nosotros, son los ÚNICOS que han conseguido ganarnos un partido, y el resto ha perdido los DOS (evidentemente sé que no son de El Algar 🙂 ).

Esto me recuerda al principio de la entrada, nosotros ganamos a los que eran de nuestra liga, se le puede llamar suerte, incomodidad del adversario, etc, etc., pero la realidad es que ganamos a los que teníamos que ganar. Quizá en nuestro “debe” puede decirse que para haber hecho una mejor temporada teníamos que haber arrancado una victoria a Salesianos, lo que nos hubiera puesto en mejor disposición para los cruces, pero como no hay mal que por bien no venga (soy así de optimista) hubiera sido una faena de proporciones gigantescas para nosotros haber conseguido una clasificación mejor, incluso soñar con haber tenido el factor campo a favor, y haber llegado con la plaga de lesiones que hemos sufrido al final. Así que como las cosas siempre pasan por algo, esto sólo ha hecho que nos planteemos muchas cosas a nivel de Club, que ya os iré adelantando.

Volviendo a la semana previa al primer enfrentamiento con Molina, hay una frase que siempre digo, (no sé si la he oído por ahí o se me ocurrió a mi solito 🙂 ) “lo que se entrena de vez en cuando, sale; lo que no se entrena………” [evidentemente no sale!].

Y como no se entrenó nada de nada los dos últimos meses, el resultado no pudo ser otro; de hecho tienen razón algunos del equipo cuando dicen que con José David y Pablo hubiéramos perdido igual. Estoy seguro, es más, hasta con el cinco titular de San José jugando para nosotros con el churro de entrenamientos hechos en las últimas semanas, también hubiera sido imposible ganar a Molina. Las lesiones afectaron al grupo, pero creo que afectaron más psicológicamente que otra cosa, y eso se notó también en el partido de vuelta, pero a eso ya llegaré. Después de infringirnos una derrota en casa, regalando para variar el primer tiempo (perdíamos alrededor de 20), quise enfocar la semana con la parte positiva del partido. Molina apenas rotó a sus jugadores principales y utilizó a 7-8 jugadores para poder mantener la ventaja en la segunda parte, en la cual apretamos mucho más en defensa y empezamos a cargar juego cerca del aro, y a pesar de que no contábamos con José David empezamos a utilizar los kilos y años de más para hacer daño. Con todo esto conseguimos perder de solo 1 punto la segunda parte.

Con este argumento voy a entrenar el martes (primer día de la semana para nosotros), y me encuentro con 5 fichas y dos invitados, mal comienzo. Así que si había que preparar alguna cosa para intentar dar la sorpresa estaba claro que ese no iba ser el mejor día para prepararlo.

A mitad de pachanga entrenamiento surgió la posibilidad de ir a ver al CB Murcia en su asalto a la ACB con los niños de la escuela de mini.

Traducción: no entrenamos el viernes porque nos vamos con los niños.

No pasa nada, para el churro de pachangas entrenamientos que estábamos haciendo últimamente más valía que nos fuéramos a ver al Murcia. Pero, bueno, todos se “conjuran” para venir el jueves a entrenar a tope porque nos jugamos un cruce de play-off.

JA, JA y JA, el jueves aparecimos un jugador que no se había leído el foro esa mañana y yo (que tampoco lo había hecho al no tener mi blackberry). El total de fichas entrenando, sumando toda la semana previa al partido más importante de la temporada, ascendía a 6 (5 el martes y 1 el jueves). Como comprenderéis el partido del sábado fue lo de menos, fue mucho más interesante todo lo que rodeaba al partido, sobre todo dónde se iba a ver el Real Madrid-Barça.

El entrenador de Molina me estuvo explicando muy preocupado que no pudo mantener su horario y pista habituales porque tenía unos jugadores que eran entrenadores del equipo cadete que no podían llegar a la hora del partido, así que no tuvo mas remedio que cambiarlo. Lo único que molestó a mis jugadores es que tenían que ver el partido de fútbol en un bar de Molina, ya ves tú las preocupaciones.

Con el derby RM-Barça como cosa más importante del día y después de la “resaca” del ascenso del Murcia nos plantamos en Molina para jugar una pachanga partido que pondría punto y final a nuestra temporada.

Mañana seguimos…