No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

Archivo para mayo, 2011

FINAL FOUR DE 1ª AUTONÓMICA (PARTE III)

        El domingo empezaba con la final de consolación entre Salesianos y Archena, un partido que casi nunca vale para nada y que ninguno quiere jugar, pero que es necesario para asignar el orden final de la liga. Y para seguir (equivocándome) con mis dotes adivinatorias pensé que era el escenario ideal para que Salesianos mejorara el 4º puesto del año pasado para, de paso, subir un escalón más como equipo. Yo fantaseaba con que para Archena era un partido de castigo, puesto que los jugadores archeneros importantes ya han jugado más arriba y para ellos no era una “necesidad” tener que ganar ese partido, así que creía que se iban a reservar un poco. Teniendo en cuenta además que son jugadores veteranos, estaba convencido de que no iban a forzar teniendo las vacaciones a la vuelta de la esquina y sin jugarse absolutamente nada. Por contra, Salesianos, con mucha gente joven y ante la oportunidad de demostrar que siguen subiendo peldaños como equipo/club, pensaba yo que iban a montar una guerra en la que, a Archena, no le iba a merecer la pena entrar, con un contacto físico muy fuerte y una defensa realmente dura.

Pues sí que estuve yo “sembrao”, Archena sí que jugó al trun-trun, rotó muchísimo a sus jugadores y los importantes (Larry y Ruiz) no creo que llegaran a 25 min, pero es que eso les sobró ante un equipo que en ningún momento tuvo el hambre necesaria para intentar llevarse el partido; y aunque las lesiones lo tenían muy lastrado, creo que la gente joven del equipo y los jugadores de la casa debieron dar un paso adelante que, sin embargo, en ningún momento dieron. Supongo que estaban afectados por la lesión de Juanma y del base (nº12) y nunca se creyeron capaces de poder hacer frente a Archena.

Como ya he dicho antes, conozco muy bien a Antonio Pelegrín, y si algo le sobra es manejo de vestuario, mentalización y apoyo moral a los jugadores, así que no me explico muy bien la actitud de algunos de estos jugadores. Si los que dan la cara son veteranos o jugadores que vienen de fuera, algo se está haciendo mal. Se puede entender que no hayan tenido generaciones brillantes en el tiro exterior, pero que no muerdan en la pista no lo entiendo. Permitir que un equipo al trote te gane de 30 puntos no es comprensible, pero seguramente tendrá alguna justificación que a mí se me escapa o no tengo por qué saber, pero desde luego los aficionados que estuvieron allí sí que merecerían alguna explicación o, en su defecto, una “filtración” políticamente correcta.

A la final, los espectadores llegaban a la grada con la imagen mental de que Marme lo metía todo y Molina era una máquina de perder balones, así que el resultado era muy previsible, paliza de Marme a Molina. Yo, en cambio, tenía claro que Ramón y Germán iban a dar un paso adelante, tal y como ya hicieron el año pasado en la final con Beniel; Carlos iba a estar bien y Leo, ya lo he dicho antes, era imposible que tuviera un partido tan apático como el del día anterior, así que el equipo de Molina que nos íbamos a encontarar, no se iba a parecer al de la semifinal. Del mismo modo, a Marme le iba a ser casi imposible mantener el acierto en la línea de 3 y eso le iba a complicar mucho el partido.

El partido empezó muy distinto, Leo se jugó 3 de las 4 primeras posesiones, posteando e incluso lanzando un triple, así que estaba claro que la implicación de Leo iba a ser mucho mayor para desgracia del juego interior de Marme. Desde muy pronto se vio que los marmenorenses no iban a tener un día tan sembrado como el de la semifinal en el lanzamiento exterior, y eso les empezó a castigar, y aún más cuando los despistes en el balance les costaron no menos de 6-8 puntos al descanso, y cuando digo despistes me refiero a despistes tremendos de 1c0, 2c1 y hasta 3c1. Con esa concentración es difícil aguantar a un equipo como Molina. Ante la inoperancia de Rubén (muy bien defendido por Ramón) fue Pedro Hermógenes quien estuvo tirando del carro en la línea exterior y José Diego se disfrazó de Rodman para coger todos los rebotes que pasaban cerca de su mano hasta el punto de que fue el único jugador que le disputó rebotes a Leo en toda la F4. A diferencia de Rodman estos rebotes los “adornó” con varios tiros cercanos y algo de juego al poste que hizo que mantuviera a Marme en el partido. En los primeros compases Sendoa también estuvo muy participativo, pero una entrada desde el poste alto acabó con el pivot pidiendo el cambio y tocándose la zona del abductor; más tarde se confirmaría el peor de los augurios, no podía seguir y era el jugador que necesitaban para cerrar un poco la defensa y liberar un poco a los tiradores.

En Molina Leo seguía hiperactivo en los tableros e incluso empezó a hacer “coast to coast” tras los rebotes defensivos, en los que me recordaba al “Chapu” Noccioni del TAU, e incluso llegó a adornarse en una de esas carreras haciendo un pase por la espalda hacia el mismo lado que llevaba el balón y asistiendo para que finalizaran un 3c1 muy espectacular. El nº13 de Molina esta vez sí que estuvo en el partido y aportó puntos, rebotes, contraataques, tapones, mucho de nada y un poco de todo, tipo Carlos Jimenez.

Por parte de Marme, el único que se unió un poco a la fiesta de José Diego y Pedro Hermógenes durante la primera mitad, fue Manu que con un triple y algunas faltas sacadas y rebotes ayudó bastante a su equipo. En Marme no terminaban de funcionar las cosas, los tiros exteriores no entraban y su defensa tampoco estaba a la altura: si hacían un 2c1 a Leo, con sólo un pase conseguían un tiro sin oposición, y así es muy dificil. Al descanso llegó Molina con una diferencia de menos de 10 puntos, que, viendo lo que pasaba en el campo, era en cualquier caso un regalo para Marme, así que a poco que Marme saliera enchufado se podía meter en el partido.

La segunda parte empezo con un guión parecido y los actores por un bando y otro fueron los mismos. Leo seguñia dominando a su antojo las dos zonas. Ramón, Germán y Carlos cada vez que salían frescos de las rotaciones de su entrenador y seguían castigando la defensa de Marme con mucha facilidad, triples, penetraciones y asistencias. Mientras, el nº13 seguía a lo suyo, sumando un poco más de todo. Por parte de los locales, Pedro y José Diego perdieron un poco de fuelle y nadie pudo darles un relevo de calidad, el único que incrementó un poco su aportación respecto a la primera parte fue Manu, así que con ese panorama la diferencia se fue haciendo cada vez más grande.

El cambio de tipo de juego en el equipo de Molina empezó a dar aire a Marme. Pasaron de castigar continua y rápidamente los fallos del rival a dormir y aburrir el partido, a no atacar y a gastar tiempo en sus posesiones. Eso creo que los adormeció mentalmente y perdieron agresividad de cara al aro, pero la falta de acierto de Marme hacía imposible una remontada que hubiera sido épica. Los últimos minutos fueron un premio para los jugadores menos habituales y a los que se les notaba su bisoñez.

Al final, segunda F-4 consecutiva para Leo&Co.

Si quieres venir a probar con nosotros, el horario de partido-pachanga será el jueves a las 21:00 h, también intentaremos cerrar amistosos para algún fin de semana.

Si necesitas más información mi e-mail es : pedrojordangallego@gmail.com 



FINAL FOUR DE 1ª AUTONÓMICA (PARTE II)

Si el primer partido de esta F4 fue bastante denso e impreciso, la siguiente semifinal fue todo lo contrario: hubo un festival de acierto en el tiro exterior propiciado tambien por una defensa un tanto permisiva. A excepción de unos poquitos tiros realmente ajustados, el resto de tiros fueron bastante liberados, de hecho bastaba un pase al poste alto y salir de nuevo el balón para que se lanzara con mucho tiempo para tiradores de la calidad que había en el campo.

El partido empezó con un parcial muy favorable a Marme, que iba como un vendaval. Archena bastante tenía con no despegarse definitivamente en los primeros minutos, y una vez parada la arrancada, empezó ya la remontada archenera. En este partido, el juego interior brilló tambien por su ausencia o más bien lo eclipsó el enorme acierto desde la linea de 3 puntos. De hecho, hubo momentos en que no parecían equipos de esta categoría.

Se puede resumir el partido con una acción de Rubén en la segunda parte: lanzó un triple después de una transicón bastante corta (8 seg como mucho), falló el triple pero el rebote, después de un par de palmeos, le llegó de nuevo a Rubén y esta vez se levantó sin dudarlo. Los que estábamos allí lo vimos clarísimo, se levantó a 1 metro, como mínimo, desde el frontal de la línea de 6,75, lo repito y no me he equivocado, 1 metro más atrás de la linea de 6,75. Un supertriple en toda regla.

Rubén acabó con un escalofriante 7-9 y uno de esos 2 fallos fue el triple que acabo de relatar, así que creo que poco más se puede comentar. A esta fiesta triplera se unieron Alberto y Pedro Hermógenes con un par de ellos cada uno y con un porcentaje superior al 40%, ¡tremendo! Por el otro lado, tampoco se quedaron cortos, pues el duo Larry y Javi Ruiz bombardearon de lo lindo desde la línea de 3 puntos y también sacaron muchas faltas jugando al poste con los exteriores de Marme. Quizá echaron de menos la poca aportación en ataque de Mario, que a poco que hubiera estado en el partido creo que no se les hubiese escapado, pero no estuvo, y Archena no pudo con la inspiración exterior de Marme.

La última posesión del partido fue para Archena, que tras un saque de fondo pudo conseguir que tirara uno de sus enchufadores de 3 puntos en buena posición, pero no la metió y Marme pasó a la final con Molina.

Cualquiera que viera los dos partidos de la primera jornada se fue con la impresión de que, al día siguiente, no iba a haber partido, y que Molina iba a ser un juguete en manos de los marmenorenses. Pero es muy difícil mantener un acierto tan descomunal desde la línea de 3 y también era muy raro que Leo pudiera tener otro partido tan apático y desganado como el del sábado.

Si quieres venir a probar con nosotros, el horario de partido-pachanga será el jueves a las 21:00 h, también intentaremos cerrar amistosos para algún fin de semana.

Si necesitas más información mi e-mail es : pedrojordangallego@gmail.com 



FINAL FOUR 1ªAUTONÓMICA (PARTE I)

Llevo unos días en los que me está siendo literalmente imposible reflejar ideas en el blog. Por un lado el trabajo y, por el otro, las obras en casa, que me tienen “absorbío”.

Intentaré ir poniendo en orden algunas ideas, aunque ya adelanto que no tienen que ir necesariamente en orden cronológico. Lo primero a lo que me quiero referir, y creo que es lo más importante, es al potencial demostrado por los equipos de la ciudad de  Molina de Segura ¡impresionante!. Han ejercido un dominio brutal en todas las competiciones seniors.

El primero en demostrarlo ha sido el equipo de 2ª Autonómica, que ha ascendido sin perder un solo partido y eso está al alcance de muy pocos equipos, más aún si tenemos en cuenta la competencia que había este año en la última liga de Murcia; sin lugar a dudas, la más competida que yo recuerde.

En segundo lugar está el Molina de 1ª Nacional, que ha demostrado, desde el inicio de la liga, que su objetivo era luchar por el segundo puesto con el otro macro-presupuesto de la liga, el CB Cartagena, porque el primer puesto ya estaba claro que era para UCAM. En breve se enfrentará en la Comunidad Valenciana a otros equipos para ganarse deportivamente el derecho a estar en Liga EBA.

Y para finalizar, está el equipo de 1ª Autonómica que ha acabado llevándose la Final-4 de su liga. Para mí es el equipo que más merito tiene de los tres, pero por una perspectiva muy personal: la Final-4. Ya escribí hace algún tiempo sobre la “necesidad” de una F-4 para la segunda liga senior de Murcia. Aficiones, tensión, concentración de equipos y entrenadores, contacto con todo tipo de estamentos en las gradas y, cómo no, en la cervecita pre-partido, etc., la verdad es que todo lo que se mueve alrededor de una F-4 es muy bonito, y es una pena no tenerla como formato en segunda autonómica (siempre, insisto, bajo mi punto de vista).

Las verdaderas finales de segunda son las semifinales; todavía me cuesta asimilar la idea de que, sin a lugar a dudas, las semifinales de segunda sean más determinanates e importantes que la propia FINAL, a la que llegan los dos equipos ascendidos y sólo se juegan el resultado de un partido casi intrascendente. Una final descafeinada, justo todo lo contrario de lo que por definición debe ser una final.

Volviendo a la F-4 de 1ª, ésta se celebró en San Javier, una población  muy volcada con nuestro deporte desde hace muchos años y, sobre todo, desde que Antonio Pérez es presidente de Marme.

Como ya comenté cuando llegaron los anteriores cruces de segunda, siempre se tienen conocidos y amigos en todos los equipos a pocos años que lleves en este deporte, sobre todo en una región tan pequeña como la nuestra, así que este pasado fin de semana se pudo ver en la grada a prácticamente todo el mundo, desde nuestro presidente Juan Carlos Hernández,  pasando por Pencho Madrid, Luismi Castillo (que pitó la final… para que se quejen algunos del nivel de arbitraje de Murcia 🙂 ), Susana, Jesús Abril (Cehegín), Pepe García y Eugenio (CB Cartagena), Antonio Nicolás (Presidente de CAB Torre Pacheco) y muchos más que me dejo en el “tintero”, y también, por supuesto, miembros de las directivas y ex-jugadores de los equipos implicados en esta F-4: Alberto Avilés, Antonio Pérez, Manolo Avilés, Gabino, Paco Serigot, Fulgencio Manzano y aún podríamos seguir más. Es lo bueno del formato de la F-4, que estaba casi todo el mundo.

Empecemos por el sábado, de primer plato Molina-Salesianos. Para este partido coincidí en la grada con Miguel (La Unión) y Juan Antonio (base de La Unión) y no muy lejos de nosotros, Parra (El Algar) y Domingo (CB Cartagena). No conozco al entrenador de Molina, pero el equipo de Salesianos lo lleva alguien a quien aprecio mucho, Antonio Pelegrín, que fue mi tutor en el CES y con quien estuve de ayudante en mi primer año de entrenador en Marme.

La plantilla de Salesianos variaba poco este año con respecto a la de la pasada temporada, así que conocía casi a todos los jugadores, aunque debo reconocer que no he visto la evolución que ha tenido el equipo durante el año. No obstante, no ha debido ser muy mala cuando lo cierto es que se han quitado de encima, en un play-off a 3 partidos con campo en contra, a Lorca.

De Molina, por el contrario, no conocía al grueso de sus filas, pero sí conocía, muy bien, a los jugadores sobre los que se iba a cimentar a priori su juego: Ramón y Leo, y ya en menor medida, Germán.

Salesianos llegó a esta F-4 con varias bajas muy importantes, sobre todo de hombres altos, pero aun así siguen sobrados de potencial interior. Su problema (a mi juicio) viene de la falta de acompañamiento exterior que tienen los postes. Me habían hablado muy bien del fichaje de un nuevo base a mitad de temporada, y hasta la F4 no pude verlo. Si Salesianos no llegaba a este partido en las mejores condiciones, la suerte tampoco quiso que ayudarle mucho. Habiendo transcurrido menos de un minuto de partido, tras un rebote sin mucha trascendencia, un jugador de Molina, al intentar robar un balón, tocó de refilón al base (ese nuevo fichaje) en el ojo, y el resultado fue tener que irse al banquillo para curarse el ojo, no volviendo a salir hasta bien avanzado el 2º cuarto. En este primer partido, los jugadores estuvieron muy fallones en general, tanto en tiros de larga distancia, como en pases y tiros bajo el aro, y la verdad no dieron la impresión en absoluto de ser los equipos que habían llegado a una F4, pero, bueno, eso algunas veces pasa. Las continuas pérdidas de balón de Molina daban oxigeno a un Salesianos muy fallón en ataque, pero correcto en defensa; además, en el momento en que su base (nº 12) volvió a pista, pudieron definir muchas acciones de contraataque, sobre todo tras pérdida de balón y siempre sobre su mano derecha. Sin embargo el ataque estático de Salesianos era, como digo, demasiado fallón y su juego interior (quizás el que tiene más centímetros de la categoría) jamás pudo imponerse en el tablero de Molina mientras Leo estaba en pista (35 minutos más o menos), así que os podéis imaginar, fallo tras fallo, rebote tras rebote de Leo, pérdida de Molina, contraataque de Salesianos.

En ataque, Molina se basó, casi exclusivamente, en su juego exterior. Leo dio la sensación de que no le apetecía postear, ni tirar, y creo que en toda la primera parte no botó el balón ni una sola vez para postear y, de hecho, tampoco miró siquiera el aro, algo bastante desconcertante. Latigazos en ataque de Ramón, con sus triples y buena defensa, daban aire a Molina y acciones aisladas de Germán (entradas, rebote ofensivo, etc.) aportaban puntitos muy importantes para la suma final. Otro jugador que no conocía, pero que llama enseguida la atención, es el número 11 de Molina: grande para ser exterior y juega en cualquier sitio, manda como un base, buena anticipación defensiva y buenas manos para cortar, pases, tiro excepcional, rebotea bien, en fin…. un jugadorazo y muy joven. Más tarde me dijeron que se llama Carlos y que es hijo de Fulgencio. Como decía antes, un jugador impresionante y con unas posibilidades de crecimiento tremendas.

Al descanso llegaron los de Molina con una pequeña renta, yo creía que salesianos no iba a aguantar más del tercer cuarto, puesto que, a sus importantes carencias en el tiro, se le sumaban dos cosas: una inoperancia total de su juego interior en lo referente al rebote ofensivo para segundas opciones, y que el juego interior de Molina había fallado cosas increíbles debajo del aro, absolutamente solos. En este apartado merece mención aparte un jugador de Molina (creo que era el nº 13), que falló cosas realmente inexplicables (hasta para él mismo, por la cara que ponía), pero por otro lado la lectura para mí era clara, se movía estupendamente por detrás de la defensa en las penetraciones y ocupaba los espacios libres siempre, es decir, que tiene un conocimiento del juego que ya quisieran muchos jugadores. Eso traducido al juego es bien simple: no va a fallar todo el rato tirando solo, y así fue.

Aunque pensaba que mi querido Salesianos estaba muerto, los colegiales se empeñaron en demostrarme que estaba equivocado y nada más empezar recortaron rápidamente el marcador. Curiosamente, mientras remontaban no estuvieron en pista, de Molina, ni Ramón, ni Germán, ni Carlos. En cualquier caso, esto no es una crítica hacia el entrenador, puesto que llegó a la F4 y además la ganó, y esto no lo pueden decir muchos, así que nadie puede objetar nada, pero sólo constato el hecho.

En el momento que entró de nuevo Ramón se fueron despegando y además Salesianos siguió con su particular gafe, con la lesión del único jugador fiable en el tiro exterior, Juanma, que en una mala caída se dislocó el hombro y se rompió la muñeca del otro brazo, por si creían los colegiales que la cosa no podía empeorar. Por cierto, aprovecho para desearle una pronta recuperación y mucho ánimo para la rehabilitación.

El guión del partido se repetía, buen juego estático de Molina mientras no perdían el balón, y ya cuando lo perdían, daban oxigeno a Salesianos, siendo ésta casi la única forma que tenía de anotar. Y a la falta de acierto exterior se le sumó la interior; la defensa de Molina lo tenía claro y estaba muy cerrada, además la presencia de Leo intimidaba muchísimo a los postes colegiales. Aún así consiguieron empatar el partido y fue entonces cuando llegó la jugada clave del partido desde mi punto de vista. Creo que a falta de 3-4 min. para el final y estando Ramón sentado, Germán comete la 5ª falta y sale a pista a sustituirlo Ramón. Primer balón que recibe Ramón y casca un triple desde el lado izquierdo de la defensa, un palo duro para Salesianos, que acababa de empatar el partido. El fallo en la posesión siguiente se encargó de castigarlo de nuevo Ramón, que en una penetración, de nuevo por el lado izquierdo, atrajo toda la defensa y le dio un pase (creo que al 11) a la esquina contraria para fundir la defensa con otro triple. A partir de ahí los nervios y la precipitación de Salesianos no hicieron otra cosa que agrandar la brecha para acabar con un marcador que no fue reflejo del partido que se vio en la grada.

Creo que una diferencia en el marcador de entre 4 y 7 puntos hubiera sido quizá un resultado más justo, pero eso, en una F4, da igual. Molina a la final del día siguiente y Salesianos a luchar por mejorar la mejor clasificación de su historia reciente.

 

 

Si quieres venir a probar con nosotros, el horario de partido-pachanga será el jueves a las 21:00 h, también intentaremos cerrar amistosos para algún fin de semana.

Si necesitas más información mi e-mail es : pedrojordangallego@gmail.com