No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

FINAL FOUR 1ªAUTONÓMICA (PARTE I)

Llevo unos días en los que me está siendo literalmente imposible reflejar ideas en el blog. Por un lado el trabajo y, por el otro, las obras en casa, que me tienen “absorbío”.

Intentaré ir poniendo en orden algunas ideas, aunque ya adelanto que no tienen que ir necesariamente en orden cronológico. Lo primero a lo que me quiero referir, y creo que es lo más importante, es al potencial demostrado por los equipos de la ciudad de  Molina de Segura ¡impresionante!. Han ejercido un dominio brutal en todas las competiciones seniors.

El primero en demostrarlo ha sido el equipo de 2ª Autonómica, que ha ascendido sin perder un solo partido y eso está al alcance de muy pocos equipos, más aún si tenemos en cuenta la competencia que había este año en la última liga de Murcia; sin lugar a dudas, la más competida que yo recuerde.

En segundo lugar está el Molina de 1ª Nacional, que ha demostrado, desde el inicio de la liga, que su objetivo era luchar por el segundo puesto con el otro macro-presupuesto de la liga, el CB Cartagena, porque el primer puesto ya estaba claro que era para UCAM. En breve se enfrentará en la Comunidad Valenciana a otros equipos para ganarse deportivamente el derecho a estar en Liga EBA.

Y para finalizar, está el equipo de 1ª Autonómica que ha acabado llevándose la Final-4 de su liga. Para mí es el equipo que más merito tiene de los tres, pero por una perspectiva muy personal: la Final-4. Ya escribí hace algún tiempo sobre la “necesidad” de una F-4 para la segunda liga senior de Murcia. Aficiones, tensión, concentración de equipos y entrenadores, contacto con todo tipo de estamentos en las gradas y, cómo no, en la cervecita pre-partido, etc., la verdad es que todo lo que se mueve alrededor de una F-4 es muy bonito, y es una pena no tenerla como formato en segunda autonómica (siempre, insisto, bajo mi punto de vista).

Las verdaderas finales de segunda son las semifinales; todavía me cuesta asimilar la idea de que, sin a lugar a dudas, las semifinales de segunda sean más determinanates e importantes que la propia FINAL, a la que llegan los dos equipos ascendidos y sólo se juegan el resultado de un partido casi intrascendente. Una final descafeinada, justo todo lo contrario de lo que por definición debe ser una final.

Volviendo a la F-4 de 1ª, ésta se celebró en San Javier, una población  muy volcada con nuestro deporte desde hace muchos años y, sobre todo, desde que Antonio Pérez es presidente de Marme.

Como ya comenté cuando llegaron los anteriores cruces de segunda, siempre se tienen conocidos y amigos en todos los equipos a pocos años que lleves en este deporte, sobre todo en una región tan pequeña como la nuestra, así que este pasado fin de semana se pudo ver en la grada a prácticamente todo el mundo, desde nuestro presidente Juan Carlos Hernández,  pasando por Pencho Madrid, Luismi Castillo (que pitó la final… para que se quejen algunos del nivel de arbitraje de Murcia 🙂 ), Susana, Jesús Abril (Cehegín), Pepe García y Eugenio (CB Cartagena), Antonio Nicolás (Presidente de CAB Torre Pacheco) y muchos más que me dejo en el “tintero”, y también, por supuesto, miembros de las directivas y ex-jugadores de los equipos implicados en esta F-4: Alberto Avilés, Antonio Pérez, Manolo Avilés, Gabino, Paco Serigot, Fulgencio Manzano y aún podríamos seguir más. Es lo bueno del formato de la F-4, que estaba casi todo el mundo.

Empecemos por el sábado, de primer plato Molina-Salesianos. Para este partido coincidí en la grada con Miguel (La Unión) y Juan Antonio (base de La Unión) y no muy lejos de nosotros, Parra (El Algar) y Domingo (CB Cartagena). No conozco al entrenador de Molina, pero el equipo de Salesianos lo lleva alguien a quien aprecio mucho, Antonio Pelegrín, que fue mi tutor en el CES y con quien estuve de ayudante en mi primer año de entrenador en Marme.

La plantilla de Salesianos variaba poco este año con respecto a la de la pasada temporada, así que conocía casi a todos los jugadores, aunque debo reconocer que no he visto la evolución que ha tenido el equipo durante el año. No obstante, no ha debido ser muy mala cuando lo cierto es que se han quitado de encima, en un play-off a 3 partidos con campo en contra, a Lorca.

De Molina, por el contrario, no conocía al grueso de sus filas, pero sí conocía, muy bien, a los jugadores sobre los que se iba a cimentar a priori su juego: Ramón y Leo, y ya en menor medida, Germán.

Salesianos llegó a esta F-4 con varias bajas muy importantes, sobre todo de hombres altos, pero aun así siguen sobrados de potencial interior. Su problema (a mi juicio) viene de la falta de acompañamiento exterior que tienen los postes. Me habían hablado muy bien del fichaje de un nuevo base a mitad de temporada, y hasta la F4 no pude verlo. Si Salesianos no llegaba a este partido en las mejores condiciones, la suerte tampoco quiso que ayudarle mucho. Habiendo transcurrido menos de un minuto de partido, tras un rebote sin mucha trascendencia, un jugador de Molina, al intentar robar un balón, tocó de refilón al base (ese nuevo fichaje) en el ojo, y el resultado fue tener que irse al banquillo para curarse el ojo, no volviendo a salir hasta bien avanzado el 2º cuarto. En este primer partido, los jugadores estuvieron muy fallones en general, tanto en tiros de larga distancia, como en pases y tiros bajo el aro, y la verdad no dieron la impresión en absoluto de ser los equipos que habían llegado a una F4, pero, bueno, eso algunas veces pasa. Las continuas pérdidas de balón de Molina daban oxigeno a un Salesianos muy fallón en ataque, pero correcto en defensa; además, en el momento en que su base (nº 12) volvió a pista, pudieron definir muchas acciones de contraataque, sobre todo tras pérdida de balón y siempre sobre su mano derecha. Sin embargo el ataque estático de Salesianos era, como digo, demasiado fallón y su juego interior (quizás el que tiene más centímetros de la categoría) jamás pudo imponerse en el tablero de Molina mientras Leo estaba en pista (35 minutos más o menos), así que os podéis imaginar, fallo tras fallo, rebote tras rebote de Leo, pérdida de Molina, contraataque de Salesianos.

En ataque, Molina se basó, casi exclusivamente, en su juego exterior. Leo dio la sensación de que no le apetecía postear, ni tirar, y creo que en toda la primera parte no botó el balón ni una sola vez para postear y, de hecho, tampoco miró siquiera el aro, algo bastante desconcertante. Latigazos en ataque de Ramón, con sus triples y buena defensa, daban aire a Molina y acciones aisladas de Germán (entradas, rebote ofensivo, etc.) aportaban puntitos muy importantes para la suma final. Otro jugador que no conocía, pero que llama enseguida la atención, es el número 11 de Molina: grande para ser exterior y juega en cualquier sitio, manda como un base, buena anticipación defensiva y buenas manos para cortar, pases, tiro excepcional, rebotea bien, en fin…. un jugadorazo y muy joven. Más tarde me dijeron que se llama Carlos y que es hijo de Fulgencio. Como decía antes, un jugador impresionante y con unas posibilidades de crecimiento tremendas.

Al descanso llegaron los de Molina con una pequeña renta, yo creía que salesianos no iba a aguantar más del tercer cuarto, puesto que, a sus importantes carencias en el tiro, se le sumaban dos cosas: una inoperancia total de su juego interior en lo referente al rebote ofensivo para segundas opciones, y que el juego interior de Molina había fallado cosas increíbles debajo del aro, absolutamente solos. En este apartado merece mención aparte un jugador de Molina (creo que era el nº 13), que falló cosas realmente inexplicables (hasta para él mismo, por la cara que ponía), pero por otro lado la lectura para mí era clara, se movía estupendamente por detrás de la defensa en las penetraciones y ocupaba los espacios libres siempre, es decir, que tiene un conocimiento del juego que ya quisieran muchos jugadores. Eso traducido al juego es bien simple: no va a fallar todo el rato tirando solo, y así fue.

Aunque pensaba que mi querido Salesianos estaba muerto, los colegiales se empeñaron en demostrarme que estaba equivocado y nada más empezar recortaron rápidamente el marcador. Curiosamente, mientras remontaban no estuvieron en pista, de Molina, ni Ramón, ni Germán, ni Carlos. En cualquier caso, esto no es una crítica hacia el entrenador, puesto que llegó a la F4 y además la ganó, y esto no lo pueden decir muchos, así que nadie puede objetar nada, pero sólo constato el hecho.

En el momento que entró de nuevo Ramón se fueron despegando y además Salesianos siguió con su particular gafe, con la lesión del único jugador fiable en el tiro exterior, Juanma, que en una mala caída se dislocó el hombro y se rompió la muñeca del otro brazo, por si creían los colegiales que la cosa no podía empeorar. Por cierto, aprovecho para desearle una pronta recuperación y mucho ánimo para la rehabilitación.

El guión del partido se repetía, buen juego estático de Molina mientras no perdían el balón, y ya cuando lo perdían, daban oxigeno a Salesianos, siendo ésta casi la única forma que tenía de anotar. Y a la falta de acierto exterior se le sumó la interior; la defensa de Molina lo tenía claro y estaba muy cerrada, además la presencia de Leo intimidaba muchísimo a los postes colegiales. Aún así consiguieron empatar el partido y fue entonces cuando llegó la jugada clave del partido desde mi punto de vista. Creo que a falta de 3-4 min. para el final y estando Ramón sentado, Germán comete la 5ª falta y sale a pista a sustituirlo Ramón. Primer balón que recibe Ramón y casca un triple desde el lado izquierdo de la defensa, un palo duro para Salesianos, que acababa de empatar el partido. El fallo en la posesión siguiente se encargó de castigarlo de nuevo Ramón, que en una penetración, de nuevo por el lado izquierdo, atrajo toda la defensa y le dio un pase (creo que al 11) a la esquina contraria para fundir la defensa con otro triple. A partir de ahí los nervios y la precipitación de Salesianos no hicieron otra cosa que agrandar la brecha para acabar con un marcador que no fue reflejo del partido que se vio en la grada.

Creo que una diferencia en el marcador de entre 4 y 7 puntos hubiera sido quizá un resultado más justo, pero eso, en una F4, da igual. Molina a la final del día siguiente y Salesianos a luchar por mejorar la mejor clasificación de su historia reciente.

 

 

Si quieres venir a probar con nosotros, el horario de partido-pachanga será el jueves a las 21:00 h, también intentaremos cerrar amistosos para algún fin de semana.

Si necesitas más información mi e-mail es : pedrojordangallego@gmail.com 


Anuncios

7 comentarios

  1. Mas que una final 4, el formato más adecuado podría ser 2 finales a 4 simultáneas, es decir, cuartos y semifinales en 2 sedes el mismo fin de semana y ya a la semana siguiente jugar la final descafeinada, pero asi te juegas el ascenso el domingo que es de lo que se trata.

    28 mayo, 2011 en 19:45

    • Cómo se nota que eres poco futbolero (como yo).Me parece una buena opción, pero quizá dos F4 simultáneas generaría problemas a nivel de gestión: árbitros, delegados federativos, etc. No sé, pero también es una opción que me gusta.

      28 mayo, 2011 en 21:14

  2. Juanjo

    Con dos plazas en juego, el formato más atractivo podría ser una liguilla con los 2 primeros de cada grupo. Pero lo veo inviable por el coste y porque habría que jugar viernes, sabado y domingo.

    28 mayo, 2011 en 21:27

    • Una de las cosas por las que me gustan las F-4 es por la imperiosa necesidad que tienen los equipos (jugadores) de tener dos días buenos seguidos. Con la liguilla se “amortiguan” fallos, así que me gusta más el formato F-4, pero me alegro de que, por lo menos, vayamos aportando ideas para mejorar nuestro baloncesto.

      29 mayo, 2011 en 12:36

  3. caaaaaaaaaaaaaalvo

    y yo que pasa, que no estaba en la grada o que reniegas de mí?
    Un saludo

    29 mayo, 2011 en 16:35

    • Disculpas mil.

      Aunque a mi favor puedo decir que fuiste el primero que renegaste de mí y te fuiste de mi vera. :))))

      A partir de ahora tendré mas cuidado en los comentarios que pueda afectar a tu persona :)))))

      1 junio, 2011 en 15:46

  4. La liguilla se podría haber hecho este año al empezar las semifinales el fin de semana del 1 de mayo, ya que el lunes fue festivo y no hubiera hecho falta jugar en viernes.

    1 junio, 2011 en 14:56

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s