No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

FINAL FOUR DE 1ª AUTONÓMICA (PARTE III)

        El domingo empezaba con la final de consolación entre Salesianos y Archena, un partido que casi nunca vale para nada y que ninguno quiere jugar, pero que es necesario para asignar el orden final de la liga. Y para seguir (equivocándome) con mis dotes adivinatorias pensé que era el escenario ideal para que Salesianos mejorara el 4º puesto del año pasado para, de paso, subir un escalón más como equipo. Yo fantaseaba con que para Archena era un partido de castigo, puesto que los jugadores archeneros importantes ya han jugado más arriba y para ellos no era una “necesidad” tener que ganar ese partido, así que creía que se iban a reservar un poco. Teniendo en cuenta además que son jugadores veteranos, estaba convencido de que no iban a forzar teniendo las vacaciones a la vuelta de la esquina y sin jugarse absolutamente nada. Por contra, Salesianos, con mucha gente joven y ante la oportunidad de demostrar que siguen subiendo peldaños como equipo/club, pensaba yo que iban a montar una guerra en la que, a Archena, no le iba a merecer la pena entrar, con un contacto físico muy fuerte y una defensa realmente dura.

Pues sí que estuve yo “sembrao”, Archena sí que jugó al trun-trun, rotó muchísimo a sus jugadores y los importantes (Larry y Ruiz) no creo que llegaran a 25 min, pero es que eso les sobró ante un equipo que en ningún momento tuvo el hambre necesaria para intentar llevarse el partido; y aunque las lesiones lo tenían muy lastrado, creo que la gente joven del equipo y los jugadores de la casa debieron dar un paso adelante que, sin embargo, en ningún momento dieron. Supongo que estaban afectados por la lesión de Juanma y del base (nº12) y nunca se creyeron capaces de poder hacer frente a Archena.

Como ya he dicho antes, conozco muy bien a Antonio Pelegrín, y si algo le sobra es manejo de vestuario, mentalización y apoyo moral a los jugadores, así que no me explico muy bien la actitud de algunos de estos jugadores. Si los que dan la cara son veteranos o jugadores que vienen de fuera, algo se está haciendo mal. Se puede entender que no hayan tenido generaciones brillantes en el tiro exterior, pero que no muerdan en la pista no lo entiendo. Permitir que un equipo al trote te gane de 30 puntos no es comprensible, pero seguramente tendrá alguna justificación que a mí se me escapa o no tengo por qué saber, pero desde luego los aficionados que estuvieron allí sí que merecerían alguna explicación o, en su defecto, una “filtración” políticamente correcta.

A la final, los espectadores llegaban a la grada con la imagen mental de que Marme lo metía todo y Molina era una máquina de perder balones, así que el resultado era muy previsible, paliza de Marme a Molina. Yo, en cambio, tenía claro que Ramón y Germán iban a dar un paso adelante, tal y como ya hicieron el año pasado en la final con Beniel; Carlos iba a estar bien y Leo, ya lo he dicho antes, era imposible que tuviera un partido tan apático como el del día anterior, así que el equipo de Molina que nos íbamos a encontarar, no se iba a parecer al de la semifinal. Del mismo modo, a Marme le iba a ser casi imposible mantener el acierto en la línea de 3 y eso le iba a complicar mucho el partido.

El partido empezó muy distinto, Leo se jugó 3 de las 4 primeras posesiones, posteando e incluso lanzando un triple, así que estaba claro que la implicación de Leo iba a ser mucho mayor para desgracia del juego interior de Marme. Desde muy pronto se vio que los marmenorenses no iban a tener un día tan sembrado como el de la semifinal en el lanzamiento exterior, y eso les empezó a castigar, y aún más cuando los despistes en el balance les costaron no menos de 6-8 puntos al descanso, y cuando digo despistes me refiero a despistes tremendos de 1c0, 2c1 y hasta 3c1. Con esa concentración es difícil aguantar a un equipo como Molina. Ante la inoperancia de Rubén (muy bien defendido por Ramón) fue Pedro Hermógenes quien estuvo tirando del carro en la línea exterior y José Diego se disfrazó de Rodman para coger todos los rebotes que pasaban cerca de su mano hasta el punto de que fue el único jugador que le disputó rebotes a Leo en toda la F4. A diferencia de Rodman estos rebotes los “adornó” con varios tiros cercanos y algo de juego al poste que hizo que mantuviera a Marme en el partido. En los primeros compases Sendoa también estuvo muy participativo, pero una entrada desde el poste alto acabó con el pivot pidiendo el cambio y tocándose la zona del abductor; más tarde se confirmaría el peor de los augurios, no podía seguir y era el jugador que necesitaban para cerrar un poco la defensa y liberar un poco a los tiradores.

En Molina Leo seguía hiperactivo en los tableros e incluso empezó a hacer “coast to coast” tras los rebotes defensivos, en los que me recordaba al “Chapu” Noccioni del TAU, e incluso llegó a adornarse en una de esas carreras haciendo un pase por la espalda hacia el mismo lado que llevaba el balón y asistiendo para que finalizaran un 3c1 muy espectacular. El nº13 de Molina esta vez sí que estuvo en el partido y aportó puntos, rebotes, contraataques, tapones, mucho de nada y un poco de todo, tipo Carlos Jimenez.

Por parte de Marme, el único que se unió un poco a la fiesta de José Diego y Pedro Hermógenes durante la primera mitad, fue Manu que con un triple y algunas faltas sacadas y rebotes ayudó bastante a su equipo. En Marme no terminaban de funcionar las cosas, los tiros exteriores no entraban y su defensa tampoco estaba a la altura: si hacían un 2c1 a Leo, con sólo un pase conseguían un tiro sin oposición, y así es muy dificil. Al descanso llegó Molina con una diferencia de menos de 10 puntos, que, viendo lo que pasaba en el campo, era en cualquier caso un regalo para Marme, así que a poco que Marme saliera enchufado se podía meter en el partido.

La segunda parte empezo con un guión parecido y los actores por un bando y otro fueron los mismos. Leo seguñia dominando a su antojo las dos zonas. Ramón, Germán y Carlos cada vez que salían frescos de las rotaciones de su entrenador y seguían castigando la defensa de Marme con mucha facilidad, triples, penetraciones y asistencias. Mientras, el nº13 seguía a lo suyo, sumando un poco más de todo. Por parte de los locales, Pedro y José Diego perdieron un poco de fuelle y nadie pudo darles un relevo de calidad, el único que incrementó un poco su aportación respecto a la primera parte fue Manu, así que con ese panorama la diferencia se fue haciendo cada vez más grande.

El cambio de tipo de juego en el equipo de Molina empezó a dar aire a Marme. Pasaron de castigar continua y rápidamente los fallos del rival a dormir y aburrir el partido, a no atacar y a gastar tiempo en sus posesiones. Eso creo que los adormeció mentalmente y perdieron agresividad de cara al aro, pero la falta de acierto de Marme hacía imposible una remontada que hubiera sido épica. Los últimos minutos fueron un premio para los jugadores menos habituales y a los que se les notaba su bisoñez.

Al final, segunda F-4 consecutiva para Leo&Co.

Si quieres venir a probar con nosotros, el horario de partido-pachanga será el jueves a las 21:00 h, también intentaremos cerrar amistosos para algún fin de semana.

Si necesitas más información mi e-mail es : pedrojordangallego@gmail.com 


Anuncios

2 comentarios

  1. Testigo de Cargo

    Primero darte nuevamente las gracias por el seguimiento que haces del baloncesto regional y por tus comentarios, de los que siempre se aprende y te hacen reflexionar, pero permíteme que haga una pequeñísima rectificación en lo que se refiere a la F-4 del pasado año y es que en la “final de consolación” ganó Salesiano a Molina por 76-67, por lo que la EBS alcanzó el tercer puesto, una calificación que por diferentes motivos que serían largos de explicar daban la posibilidad de poder subir de categoría, información que tenían tanto la EBS como Molina y le daba a la “final de consolación” un plus de interés por ganarla.

    Saludos.

    30 mayo, 2011 en 22:57

    • Lo siento por la metedura de pata, hoy voy de disculpas. Se ve que me pareció poco para Salesianos, :)) y quería más.

      A día de hoy solo hace falta poner pasta para jugar donde quieras porque las cosas están “mu” mal. De todas formas te diré que si no se gana a mi no me parece bien ascender, si no los jugadores y directivos se “acostumbran” a regalos y no a trabajar bien, el ejemplo más claro lo tienes en nuestros vecinos. Después de dos regalos no saben apreciar lo que cuestan las cosas y a la primera que pueden se lanzan a fichar a poco que disponen de dinero. Espero (y deseo) que Pepe les pueda reconducir en sus decisiones, pero la historia se repite y no se aprende, y eso es algo que no quiero para Salesianos.

      1 junio, 2011 en 15:42

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s