No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

CAMPUS KATEC

 

Campus Katec 2011

 

Si me lo hubieran dicho hace 4 años, no me lo hubiera creído! Javier Romero y yo estuvimos pensando varios veranos en hacer un campus a nuestro gusto, pero era imposible. Nos fallaba todo, menos las ganas.

 

La primera pregunta era evidente:

 

¿Dónde? Sin buscar mucho, enseguida salió el nombre del pabellón de San Javier, allí Antonio Pérez siempre ha apoyado este tipo de iniciativas, y esta vez no iba a ser menos.

 

Una vez que tuvimos claro el sitio y la forma en la que queríamos hacer las cosas, “sólo” faltaba todo lo demás.

 

¿Cuántos días? Si lo hubiéramos proyectado como un campus de veranos al uso, es decir, tipo guardería para los mas pequeños y campamento de verano para los grandes, hubiera dado lo mismo. Porque los cuerpos no se cansan mucho si van a la piscina, la playa o los parques acuáticos, o realizan otras actividades poco exigentes físicamente.

 

Pero nuestra idea de campus (y de trabajo a realizar) estaba más influenciada por otros campus, menos al uso, en los que habíamos estado, y la duración era un tema importante por la “dureza” del trabajo realizado en ese tiempo.

 

Mi compañero y amigo Javi Romero: en Élite Jove (Solsona (Lérida), el mejor campus de Europa en lo que a formación de jugadores se refiere). Cada año acuden en tropel muchos jugadores que quieren participar en este campus y no todos tienen sitio; es más, muchos se quedan fuera. Ni que decir tiene que en la solicitud tienes que nombrar a algún entrenador que te avale si tu curriculum deportivo no es brillante (selección catalana, madrileña, andaluza,selección española U15,16,etc).

 

Yo, en cambio, aposté más por Élite Xove, en Ourense, enfocado a jugadores en un rango superior de edad (entre 17 y 21 años). Este campus ha crecido de la mano de Pepe Laso, un genio, buen filósofo y observador de nuestro deporte. En un principio se enfocaba a jugadores con posibilidades real de estar en ligas LEB como mínimo. El enfoque proporcionado por Laso padre es maravilloso, no en vano se encarga también de las jornadas de tecnificación de jugadores jóvenes de equipos ACB y tiene muy buena relación e influencia con la ABP. El ultimo ejemplo es Abrines del que últimamente se ha escrito mucho.

 

Estos campus de baloncesto fueron los que más nos influenciaron, aunque hubo más, pues a día de hoy Javi es una pieza importantísima en el Campus Leyendas del Real Madrid y a mí me seguía tirando más la formación en edades superiores y un trabajo algo más especializado, así que asistí a varios TBCA, con Jaume Roy como alma mater del proyecto.

 

TBCA tenía un enfoque menos didáctico y mas competitivo; se trabajaba por las mañanas por estaciones y, más que fundamentos, se trabajaban conceptos más globales, de directa aplicación a los partidos. Es decir, lo que desde hace tiempo se llama “jugar por conceptos”. Para este tipo de trabajo se invitaba a entrenadores de renombre (ACB) que cada día supervisaban las estaciones; así, Jaume Ponsarnáu, Sito Alonso, Trifón, etc. y otros menos mediáticos pero igualmente importantes en la formación de jóvenes talentos, al ser los encargados de llevar los equipos filiales y/o entrenamientos personales de las promesas de sus clubes.

 

Por la tarde había partidos a los que asistían entrenadores de la zona y, sobre todo, representantes de las agencias que se suelen mover en ese nivel competitivo.

 

Con todas estas ideas hicimos lo que creímos que era un buen combinado y sacamos el primer campus. En aquella primera edición no nos calentamos mucho la cabeza y lo llamamos Campus de Tecnificación Mar Menor, denominación que también mantuvimos la siguiente edición.

 

En esta primera edición consideramos que 7-8 días constituían una duración adecuada para lo que queríamos desarrollar.

 

¿Cuántos jugadores? Era una buena pregunta; tras meditar mucho, Javi y yo llegamos a la conclusión de que admitiríamos a un total de jugadores que nos permitiera trabajar bien con los entrenadores que teníamos, así que la siguiente pregunta era evidente,

 

¿con cuántos entrenadores contábamos? Eso fue de lo más fácil: Dani Llorente, Juan Víctor Lorente, Javi Romero y yo a tiempo completo. También, Antonio García ayudando por todas partes (incluso a veces como jugador para completar algún ejercicio) y Pedro Hermógenes (también Élite Jove) fuera de su horarios laboral. Ya teníamos a los técnicos.

 

De los cuatro entrenadores principales, tres ya poseíamos el titulo superior de entrenador de baloncesto, así que como podéis ver no teníamos a chicos con el título de iniciación recién sacado. La verdad es que el titulo superior no te da nada en especial, pero desde luego te tiene que gustar mucho el baloncesto y haber estado también unos años “guerreando” por las pistas para poder sacártelo, amén de tener que sacrificar 15 días de tus vacaciones y asumir un coste de casi 2.000€.

 

La experiencia y la certeza de que podíamos llevar a cabo una actividad como ésta, compensó con creces todas las dificultades y trabas del camino.

 

Ese primer año tuvimos jugadores que han estado con nosotros mucho tiempo después. Haber podido trabajar con una generación de jugadores con tanta calidad es algo pasa muy de cuando en cuando. Hablamos, por ejemplo, de Pedro Ortolano, Carlos Espasa, Antonio Cutillas, Juan Ballesta, etc. Estos jugadores aunaban una calidad y unos físicos envidiables para la práctica de este deporte. Además de estos jugadores (más “atractivos” a la vista) también contamos con la presencia de otros jugadores que ya los querría para mí en cualquier equipo; desde Álvaro Yagüe (excelente base, con una cabeza privilegiada para este deporte) hasta Antonio Parra, un jugador para el que tuvimos que crear expresamente un premio por el desarrollo mostrado durante el campus, y es que su evolución fue impresionante, cosa que ha seguido demostrando, al igual que Yagüe, en todas las ediciones de nuestro campus.

 

Entre todos los jugadores había uno este primer año que destacaba por encima del resto: José Simeón, actual medalla de oro con la U20. José imponía su ley en los partidos con una facilidad pasmosa, su físico, visión de juego y sobriedad, hacían que fácilmente nos quedáramos embobados en sus acciones.

 

Y como nos habíamos comprometido a trabajar con él por las noches si su cuerpo lo aguantaba, nos tocó hacerlo; su amigo, compañero de equipo (Pamesa) y entrenamiento nocturno, Juanlu, también aguantó bien este trabajo. Que pudiera haber jugadores con tanta capacidad de trabajo era algo desconocido por mí hasta ese momento.

 

De ese trabajo individualizado por las noches tenemos sesiones grabadas, y si tengo tiempo haré un resumen para que podáis verlo si os apetece.

 

Aquel primer año tuvimos algunos jugadores con lesiones musculares, debido a que la diferencia de edad entre los jugadores (hasta 4 años) hacía que los mas jóvenes tuvieran que forzar más la máquina para poder estar a la altura de los mayores, pero el trabajo de nuestro fisio y de Juan Víctor fue espectacular y siempre estuvieron atendidos y controlados.

 

 

Por las tardes trabajábamos los conceptos que queríamos aplicar en los partidos de la noche, y para poder practicar un poco por la tarde había que acordar con otro equipo los tiempos para el 5c5.

 

 

Los partidos por la noche eran la guinda del pastel (todavía lo son) y por supuesto arbitrábamos nosotros, así que como os podéis imaginar el caos era considerable. Como la “confianza da asco”, teníamos montada a la mínima multitud de protestas entre nosotros. Eso duró un par de días, hasta que nos dimos cuenta que esto no ayudaba a la dinámica del campus y lo cortamos de raíz. Además, empezamos a mentalizar a los entrenadores en el sentido de que el objetivo no era ganar por la noche, sino trabajar las cosas que se habían entrenado por el día. Puede parecer fácil, pero no lo es. Si estas acostumbrado a ir a por la victoria siempre, cuesta mucho “perdonar” fallos de jugadores, árbitros, organización, etc. pero al final lo conseguimos.

 

De aquella primera edición aprendimos muchas cosas y por ello pudimos preparar  concienzudamente la siguiente edición; lo que, en cualquier caso, no pudimos prever fue  que yo tuviera que ausentarme del país durante 3 meses (concretamente, de abril a junio) por motivos de trabajo. Esto hizo que todo el peso del campus  recayera en Javi Romero, quien se multiplicó y consiguió sacar un campus mayor que el anterior (40 jugadores).

En la segunda edición hicimos ya, por primera vez, dos grupos de jugadores para segmentar  mejor las cargas de trabajo, gracias a que el número de jugadores lo  permitía. También hicimos por primera vez el concurso de mates y en esa ocasión la estrella fue Larry Abia, un escolta de Pamesa con una potencia de salto descomunal. A los entrenadores fijos se unió Patxi (Sergio de Lara Manrique), un verdadero crack en complicidad con los jugadores. Al término de esa edición tuvimos claro que si queríamos seguir creciendo necesitábamos más entrenadores de buen nivel.

Cuando ya hicimos todas las correcciones para afrontar el tercer año y estábamos inmersos en plena crisis económica, tuvimos sin embargo una avalancha de jugadores: 73, un número que, ciertamente, no es elevado para los campamentos de verano, pero que para nosotros lo fue y mucho. Larry volvía a acompañarnos, pero esta vez el concurso de  mates se lo iban a poner muy difícil, desde Carlos Espasa, pasando por  Pablo y terminando por súper-matador Gonzalo, jugadores que ya a priori hicieron presagiar un
concurso muy chulo, como así fue.

Esta edición fue la primera que celebramos con la nueva y actual denominación del campus: KATEC

Tuvimos también varias novedades, destacando a nivel logístico y comercial mi propia hermana Paola, recientemente  licenciada en publicidad y relaciones con los medios, quien, como Directora de Comunicación del Campus, se hizo cargo de importantes facetas como los nuevos logos del Campus, colores corporativos, implantación en facebook, twitter, dominio web, mails corporativos….y hasta un canal en YOUTUBE que seguimos teniendo y donde colgamos todo el concurso de  mates y más cosas del campus.

Otra novedad a destacar fue que tuvimos el placer de recibir la visita de Moncho Monsalve, quien muy amablemente correspondió a la invitación al campus que le hice una vez que coincidí con él en un clinic de la AMEBA.

Le gustó tanto el tipo de campus que realizamos, que de un día de visita que tenía  programado pasó a estar con nosotros cuatro días, y no estuvo más porque ya llegó cuando sólo quedaban 4  días 🙂

Moncho nos dio muchas ideas para mejorar nuestro campus y gracias a la ayuda de Javi Aguilar y Domingo Hernández le convencimos para que nos diera una charla tipo clinic, pero más dinámico. Moncho no quería interferir en la planificación del Campus hecha con anterioridad, pero le demostramos que podíamos variarla y cambiamos los horarios pasando el trabajo de la mañana a la tarde, con lo que los jugadores que mejor estaban físicamente disfrutaron de una sesión de entrenamiento con quien, hasta hacía poco, había entrenado a Brasil y a sus NBA: Nene Hilario, Varellao, Barbosa, Splitter, etc.

Y no contentos con esto, conseguimos “exprimir” aún más a Moncho y después de comer, convertimos en un aula lo que pasó a ser una sobremesa genial en el restaurante del complejo del PDM San Javier, donde intercambiamos ideas. Aunque esta charla estuvo abierta a todos los entrenadores presentes, sin embargo por la premura en que se organizó no dio tiempo a que se enterara mucha gente, con lo que tan solo disfrutamos de la misma unos privilegiados.

 

En esta edición tuvimos que sacar más entrenadores y se nos unieron: Moisés (Salesianos), Pedro Puche, Israel Álvaro, Mellado, Nino Solana, Oriol y Raúl Sangüesa

Esta edición también tuvo su anécdota: Fernando Puertas, un entrenador de la cantera del Real Madrid (San Agustín) y amigo desde hace muchos años, a quien invité a visitarnos al campus. Fernando y yo ya habíamos estado algunos años compartiendo algún rato ideas al borde de una pista tras finalizar las típicas pachanguitas veraniegas en las que coincidíamos, pero nunca nos  pusimos a concretar nada. Afortunadamente pudo venir al campus y le gustó tanto el ambiente, que se lo tragó entero, convirtiéndose así en
uno más de los entrenadores del staff técnico de ese año.

Todos los entrenadores que vinieron ese año tenían experiencia en  las selecciones murcianas o en equipos EBA. A estas incorporaciones había que añadir otra que ya se ha hecho más que un hueco por su personalidad y su profesionalidad, además de por su  vinculación permanente con el mundillo de la canasta; me refiero a Elena Dupuy, espectacular fisio, jugadora y entrenadora, un fichaje irrepetible e importantísimo para el campus. El año pasado ya se erigió como la responsable del área de los fisios y seguirá
así mientras ella quiera.

Y por fin llegamos a la cuarta edición, recientemente celebrada. Con la crisis económica en lo más alto, hemos podido formar un grupo adecuado al crecimiento que hemos estado teniendo estos años: 62 jugadores. Por primera vez desde la creación de Katec, los foráneos (jugadores de fuera de la Región de Murcia) han sido mayoría (por muy poco), y, por las solicitudes de información recibidas en los últimos días, todo parece apuntar a que se seguirá desnivelando la balanza en ese sentido.

El plantel de entrenadores de esta edición ha sido, sencillamente, espectacular, y al único que se ha echado en falta (aunque estuvo un día con nosotros) ha sido a Juan Víctor Lorente.

Los entrenadores de las estaciones fueron: David de Juan (coordinador de entrenadores en Elite Jove), Patxi  (ayudante en selecciones murcianas), Baudot y Adrián de Madrid, Gonzi  (entrenador de cantera de Manresa y Elite Jove), Oriol (entrenador ayudante equipo EBA de Tarragona), Pedro Puche (ayudante de  selecciones murcianas), Patricia Argüello (jugadora profesional del equipo de primera división femenina de Canarias), Raúl Sangüesa (entrenador Elite Jove) y, por último, otro buen amigo, Cubi, ayudante  del  equipo EBA entrenado por Jaume Roy (TBCA). La casualidad hizo que estando en el campus Cubi aceptara una oferta para ser ayudante en un EBA en Canarias, así que buena suerte y cuenta con que te estaremos siguiendo.

El encargado de la logística y de que todo se realizara a la hora programada y de  la manera prevista, fue Dani Llorente; su trabajo este año ha sido simplemente ESPECTACULAR. La mala noticia para él es que esperamos que no baje el nivel demostrado este año, porque ha sido tremendo. Gran parte del mérito de la fluidez del día a día le corresponde a él, así que gracias por un trabajo excelente.

Pedro Hermógenes (ayudante en selecciones murcianas y Elite Jove) y Fernando Puertas (gran entrenador, gran fisio y mejor persona) se  encargaron de supervisar que las estaciones trascurrían por las guías técnico-tácticas que habíamos hablado antes de la sesión.

 

Y, por supuesto, también hemos estado Javi y yo, observando y siempre tomando nota de posibles mejoras de las estaciones o del campus, de cara al día siguiente y a la preparación de futuras ediciones del Campus. Además, con las anotaciones tomadas en las sesiones, en las sobremesas y en las reuniones nocturnas, se hacía una puesta en común  para intentar mejorar el trabajo hecho durante el día.

En fin, cada edición ha tenido muchas anécdotas y sería imposible acordarse de todas, pero la verdad que hemos compartido muy buenos ratos y muchas opiniones enriquecedoras.

Espero terminar lo antes posible el Libro del Entrenador del campus con todas las correcciones anotadas por los entrenadores; en cuanto lo tenga listo pondré un enlace para que, quien quiera, descargarlo se lo baje, y así podréis verlo y, por supuesto, criticarlo constructivamente (ya adelanto que no voy a entrar en guerras dialécticas con anónimos maleducados).

Bueno, a Javi y a mí nos toca ahora descansar un mes, si es que se puede llamar descansar a empezar, como muchos de vosotros, las pretemporadas con nuestros respectivos equipos. Aunque, naturalmente, enseguida empezaremos a preparar la 5º edición de KATEC.


Anuncios

5 comentarios

  1. Paco Yáñez

    Grandioso trabajo que merece el reconocimiento de cualquier persona ligada al baloncesto en la región y ,seguro que en unos pocos años, a nivel generalizado. Toda actividad/campus/campamento.. es válido pero el chaval que quiera trabajar y “vivir baloncesto” sabrá qué elegir. Enhorabuena a todos y no caer en la complacencia.

    24 agosto, 2011 en 20:44

    • Muuuuuuchas gracias Paco, espero que podamos superarnos todos los años.

      25 agosto, 2011 en 17:23

  2. Juan Vi (mazarronbasket)

    Mi enhorabuena a ti y a Javi por la creacion de ese fantastico campus.Un abrazo.
    Juan Vi (mazarron)

    24 agosto, 2011 en 22:28

  3. Salmorejo Almeriense

    Nunca es tarde si la dicha es buena, un dicho popular muy sencillo.
    He tenido que esperar 12 años para que un Campus en el litoral demostrara que suelen haber otras alternativas diferentes……… felicitaciones

    27 agosto, 2011 en 18:14

    • Me alegra que te guste y esperamos seguir creciendo, y, aunque sin patrocinadores es difícil, seguiremos intentándolo.

      Estás invitada a pasarte en cualquiera de las próximas ediciones.

      27 agosto, 2011 en 18:55

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s