No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

Archivo para 4 septiembre, 2011

Nota aclaratoria

Aunque el tenor literal de mi post sobre el primer entrenamiento no deja lugar a dudas de a quién me estoy refiriendo (“Al poco llega un grupo de la temporada pasada, Juan Antonio (enhorabuena, embarazado de 3 meses), José Antonio, Salva y Enrique”), a la vista de algún que otro empanamiento mental aclaro:

“Grupo de la temporada pasada” significa “grupo de la temporada pasada”, así que cuando felicito a  Juan Antonio me refiero a nuestro Juan Antonio de La Ermita (“HOUSE”).

Te vale así Belén?  🙂

 

 

Anuncios

Empezamos el Eurobasket

No, no me he equivocado, ni la entrada es de hace tiempo. Primer partido de verdad: Lituania.

Una vez llegado a este punto se puede echar la vista atrás y ver cómo se ha preparado esta cita. Si algo no se le puede achacar a Sáez es mala gestión de la “marca” Selección Nacional (ÑBA, para los cansinos de Marca). Pabellones llenos, economía saneada (en estos tiempos eso es decir mucho), pasión por dondequiera que pasa la selección y, desde luego, éxitos deportivos (chorrocientas medallas en todo tipo de eventos en los que ha participado la Selección Española).

Creo que también esta fuera de toda duda la capacidad de Scariolo para llevar el proyecto; que nos guste, más o menos, como juega España no significa que no saque resultados, que al final es lo que queda, medalla de oro en el europeo, por ejemplo.

Voy a hablar de dos puntos que creo que son muy importantes y condicionan completamente la selección y todo lo que la rodea, por un lado la preparación y por otra la gestión del grupo. Aunque parezcan un poco lejanos e independientes, personalmente creo que en este grupo los jugadores están estrechamente unidos. Es muy fácil decir que no se ha llevado a los mejores (también es mi opinión), pero hay que saber los tejemanejes del grupo; más de un amigo me dice que se llevaría a fulano o mengano en vez de tal o cual jugador porque sus características… bla bla bla bla.

Aquí hay que partir de una cosa clara y evidente, si la selección a día de hoy tiene una mínima opción de hacer cualquier cosa pasa inexorablemente por la presencia de PAU GASOL. Condiciona las defensas, su 1c1 es imparable (hasta en NBA), tampoco se le puede flotar y su capacidad de pase y manejo de balón también son desequilibrantes; nada nuevo bajo el sol.

Sin PAU no hay nada, y cuando digo nada, creo, sinceramente, que es nada de nada. Seríamos un equipo previsible y quizá con más garra, pero poco más. Pau viene a divertirse con sus amigos (como le gusta hacer a todos los jugadores) y además ganan campeonatos, con lo cual todos felices, Federación, público, jugadores y ENTRENADOR.

Pero creo que hay un detalle que se trata muy a la ligera y que condiciona todo. Como hemos dicho Pau viene a jugar con sus amigos, repito con SUS AMIGOS, así que si quieres que esté PAU tienen que estar sus amigos; cuando éstos estaban bien y eran indiscutibles no había problema, pero ahora empieza a serlo. Seamos claros, a todos nos gustaría que no fuera fulanito, pero si no fuera ¿jugaría Gasol? Es más, ¿jugaría La Bomba o pararía un año para recuperar tal o cual lesión o sobrecarga? ¿Iría su hermano? ¿Calderón? ¿O alguien piensa que hay algún entrenador con tanto carácter que pueda a convencer a PAU de que no vayan sus amigos? Eso es no vivir la realidad.

La realidad es que tenemos al mejor jugador de la historia de nuestro país, y si queremos que vaya tenemos que tenerle contento, porque está claro que la Selección no le aporta nada de nada, ni fama, ni dinero, ni mejora de contrato. NADA DE NADA. Es más, cansancio y esfuerzo después de una larga temporada y una post-temporada muy exigente, puesto que Lakers siempre es un aspirante al anillo.

Ésta es la característica principal de la Selección y a partir de aquí se organiza todo. El señor Sáez debe poner un buen gestor de vestuarios antes que un buen entrenador, y si maneja las dos cosas mejor. Scariolo cumple a la perfección ese papel, quizá lo hiciera mejor en su momento Pepu (no lo discuto), pero habría que verlo ahora, no lo tendría tan fácil como lo tenía en su momento (todos los jugadores cuestionados en plenitud de juego). El perfil que está claro que no iban a repetir es el de Aíto, exigente, controlador, etc. porque los jugadores no lo quieren, repito son sus vacaciones y vienen a relajarse, divertirse y ganar.

La siguiente misión del entrenador es completar un grupo alrededor de los amiguetes, y muy importante, la misión de cualquier jugador que quiera estar es no dar el follón, que te vas a llevar una medallita por jugar a la pocha. Así empiezan a tener cabida jugadores de perfil bajo, aunque sean importantes en sus equipos; San Emeterio está porque sabe cambiar su rol y lo tiene claro, va a jugar poco y tiene que aprovecharlo. Si empezara a rajar sobre lo poco que juega el actual MVP de la liga española duraba medio segundo en la selección, y él sabe de sobra (denota inteligencia) que sin los amiguetes no se gana ninguna medallita. Llull también lo entendió rápido y ahí está, jugador importante y adorado por la prensa madridista, cualidades explosivas y espectacular, y sin embargo sabe que tiene que cambiar el chip y no armar alboroto. Y podríamos seguir con Claver, 23 añitos, bueno chico, tú mira que pronto tendrás tu importancia y en el camino vas a engordar curriculum. Y así podríamos seguir, ¿verdad Vázquez y Suárez? La posición de Scariolo no es fácil, por un lado tiene que contentar al grupo de amigos, y por otro lado que no chirríe la maquinaria con alborotadores y a la vez llevarse a buenos jugadores que son necesarios para los relevos, y ya por último capear a la prensa que también aprieta. La presión de los patrocinadores se la dejaremos al Sr. Sáez, o es que alguien duda que no hay presión para vender más hamburguesas (por ejemplo).

Con todo este cocktail Scariolo ha hecho verdadero encaje de bolillos, sólo le ha faltado una cosa para haberlo hecho perfecto, que la FIBA no hubiera rectificado en cuanto a las plantillas de 14, de esta forma hubiera contentado al amigo Suárez (con futuro importante en la Selección, nadie lo duda, y si no al tiempo) y alguno más. Pero bueno, no se puede tener todo.

Una vez hecho el equipo viene la planificación de la competición, y cada una tiene sus propias particularidades. Es curioso que haya medios (no es curioso, es ignorancia), que digan que la competición de grupos se ha hecho a la medida de España, ¿alguien duda de la capacidad de Scariolo o de los chorrocientos ayudantes para planificar esta competición?

Con todos los entrenadores que tiene la selección ¿alguien duda que no se ha hecho la preparación del europeo teniendo en cuenta el calendario?

-Primera fase de la preparación: 10% recordar al grupo que van a jugar juntos y 90% recuperar el dinero que valen los seguros de los NBA, giras y bolos para hacer caja; importantísimo, porque si no es así no podrían venir los NBA y no habría posibilidades de ganar

-Segunda fase: los tres primeros partidos, terminar de recordar sensaciones, porque a este grupo ni Scariolo, ni Aíto, ni Pepu ni nadie les va a enseñar a jugar juntos; como mucho a que los menos habituales sepan cuando pueden y cuando no deben tirar. ¿O ya no nos acordamos de la jugada de estrategia para Llull y la posterior rajada de Marc? Scariolo no ha vuelto a tener duda de quien NO debe jugársela aunque parezca lo más evidente e inteligente.

-Tercera fase: partidos de verdad, incluso perdiendo los dos (Lituania y Turquía) tampoco sería definitivo. Uno de ellos lo vamos a ganar seguro, con lo que vamos a pasar como mínimo con una victoria. Si la selección va cogiendo el ritmo los que se deben preocupar son los que hayan conseguido mejores posiciones en el otro grupo, porque les va a tocar bailar con la más fea.

Esto me recuerda a la fase previa de la Champions de fútbol, el Barça o al Real Madrid le da lo mismo pasar de primero o segundo, a la España de basket también.

-Cuarta fase: el EUROPEO con mayúsculas, a partir de aquí es cuando se les debe de exigir a los amigotes que den el nivel que se espera de ellos. Y de Scariolo lo que ha demostrado en todos los equipos en los que ha estado, una capacidad tremenda de corregir detalles sobre la marcha en series de play-off.

Por lo tanto que nadie se extrañe de que a partir de ahora juguemos mejor o de que las rotaciones sean más eficaces, o de que Rudy empiece a ser más importante al igual que Calderón, etc. La única duda que me viene a la cabeza es la de Ricky, si no espabila (y mucho) más pronto que tarde Sada va a empezar a quitarle minutos, como ya lo hizo en el Barça este año. Si con Calderon es suficiente, jugara más Rubio y Sada tampoco abrirá la boca porque en breve ya será un fijo de la Selección, si no lo remedia Sergio Rodríguez (Ironic mode on).