No me gusta el baloncesto previsible y aburrido

Más reciente

Si no escribo es que pasa algo en La Ermita.

Para entender ciertas cosas que están pasando en el Club se tiene que haber estado dentro y conocer la idiosincrasia y las particularidades del que, hasta el año pasado, era “solamente” un equipo.

Por suerte, conozco bastante bien toda la historia de este CLUB. La Ermita

nació por empeño de unos locos, que son los que siguen dejándoselo todo para que continúe el proyecto; desde Fernando Vera, Julio y Enrique a otros que también se han ido sumando al proyecto.

Conozco su historia porque cuando decidieron sacar el equipo les faltaban jugadores (cómo no), y llamaron a todo el que había jugado un poco a este deporte, y así contactaron conmigo. Yo llevaba la friolera de más de 10 años sin jugar y querían que les ayudara un poco. Entrené con ellos un par de semanas. A esos entrenamientos iba siempre con un amigo, que, en aquella época, era mi pareja deportiva hasta de dominó 🙂 , y como para mi amigo no había sitio en el equipo, dejé de ir; pero ya allí coincidí con jugadores que conocía de antes (Julio y Pablo).

Un par de semanas después empecé a entrenar en Torre-Pacheco con gente veterana que conocía de mil pachangas: El Ilmo. Presidente del Club, “El Buta” 🙂 , Linares, Ángel, Tiko, Paco Mariano y, por supuesto, el Jefe Supremo del equipo de Pacheco, Paco Yáñez.

Con ellos estaba en mi salsa y, más aún, con los bocadillos y cervezas post-entreno. Mi pareja de dominó tuvo una lesión de espalda que le impidió seguir en los entrenos y, como había hueco y un buen rollo tremendo, me incorporé al equipo. Eso sí, previo pago de 150 €, que de eso no se escapaba nadie, ya que la política del Buta de “déficit cero” era incuestionable.

Supongo que gracias a eso este equipo no ha tenido problemas con la crisis; sus cuentas siempre han estado bien cuadradas.

Ese año fue para mí el mejor como jugador, lo disfruté muchísimo a pesar de lo poco que puede aportar, y se me hizo largo largo largo; creo que fue la segunda autonómica con más jornadas que he visto. Y además de pasarlo genial, conseguimos el ascenso contra Lorquí con un ambientazo espectacular (hasta con bandas de música de ambos pueblos, etc, etc., pero eso es otra historia y si pongo en orden ciertas cosas ya escribiré sobre ello).

Todo este ladrillo era necesario porque esa misma temporada nos enfrentamos con La Ermita y, si mal no recuerdo, fue uno de los pocos partidos que perdimos esa temporada. Al final de la temporada tenía claro que volvería a los banquillos, porque aunque fue una temporada inolvidable, esa situación no se podía alargar, ya que yo pensaba y actuaba más como entrenador que como jugador, así que, de haber seguido en el equipo, sólo habría sido un lastre en lugar de una ayuda.

Durante el 3c3 de La Ribera salió la opción de entrenar a La Ermita y la acepté de inmediato. ¡Mi primer equipo senior! Cuando llegué me encontré con un proyecto tremendo, un buen base con una calidad impresionante, un pivot de 2m y 100kg con conocimientos del juego, y un grupo de jugadores con muchas ganas. Impresionante, ¿verdad?

En menos de un mes nos dejaron los dos jugadores en los que íbamos a basar nuestro juego. El pivot, por un curso de nosequé que le era muy necesario, también dijo que iba a venir a despedirse y hasta la fecha (creo que no ha vuelto a pasar). El otro, el base, calidad a espuertas y carácter ganador; solamente un pero, no le gustaba entrenar, es más, ni siquiera le gustaba ir a entrenar, él sólo jugaba.

Conmigo era fácil, no vienes no juegas, así que al final se fue, porque no jugaba todo lo que él quería. Después nos abandonaron otros tantos jugadores (casualmente todos menores de 21 años), el compromiso no era lo suyo. Con todos estos problemas nos quedamos en auténtico cuadro 6 jugadores (Julio, César, Pablo, Enrique, Juan Antonio y José Antonio) y con ellos seguimos hasta llegar al parón navideño en el que, por mediación de una amiga de mi hermana, contactamos con un chico que nos dijo que le gustaba mucho el baloncesto y que había jugado algo. Después de hablar con él nos dijo que tenía unos problemillas y que tenía que ir a su ritmo; para nosotros no había problema, cualquier ayuda en esas circunstancias era bien recibida, y con el tiempo se ha hecho uno de los habituales en la plantilla y no ha faltado ningún año: Niko Dj. Al final de ese año ganamos más partidos que el anterior y con bastantes menos jornadas, así que no pasaba nada por no contar con gente poco comprometida.

Al año siguiente se incorporaron al equipo:

-mi compi de dominó, Lucre

-a petición de la plantilla volvió uno de los que nos dejó tirados

– se incorporó Arturo, que llevaba un año entrenando sin ficha por petición suya

-Nico, un junior de segundo año que yo había entrenado en cadetes en Marme

-y Sito, amigo de Nico.

No sé si se me escapa alguien (en ese caso, lo lamento), pero si es así recordádmelo y lo pondré.

Ese año fue bastante bueno y terminó de situar a La Ermita en la parte noble de la tabla. No había posibilidad real de ascenso pero asegurábamos mucha guerra, sobre todo en casa.

En el parón invernal comuniqué al presi en la cena del equipo que no iba a seguir al año siguiente, tenía otras inquietudes y tenía que marcharme. Al término de esa temporada me fui, pero seguí al equipo, a  través de la web de la federación y por supuesto a través de los  amigos que había dejado allí.

Han pasado unos años desde que se fundó el equipo con el objetivo de pasar el rato unos amigos. En junio del pasado año me volvieron a ofrecer el equipo, pero querían un compromiso de 2 temporadas. Yo acepté con algunas condiciones. Ya no entreno por entrenar a cualquier  equipo, me gusta entrenar a gente que quiere mejorar y divertirse, y la palabra clave en esta frase es MEJORAR. Sin ese detalle a mí ya no me atrae ningún equipo; si no consigo que los jugadores sean mejores que cuando empezamos, el proyecto no me atrae. Independientemente de si ganamos la liga, la euroliga o la copa del mundo, lo que pasa es que, si se mejora, los resultados vienen solos.

Todo este rollo sigue siendo necesario para el que crea que acabo de llegar a La Ermita, crea que no conozco el CLUB, o yo qué sé qué tonterías más.

Al final de la temporada pasada, la plaga de lesiones y alguna que otra actitud impropia de jugadores que se precian de ser parte de la historia del club nos lleva a plantearnos un proyecto de transición para evitar que un día se retiren 4 ó 5 jugadores a la vez (con más de 30 años todos) y dejen en cuadro al equipo. Y los movimientos de LA DIRECTIVA van en ese sentido; con reuniones y más reuniones llegamos a un acuerdo

Cuando un equipo se convierte en un club y mira un poco hacia adelante tiene que tomar unas medidas, y esas medidas, la mayoría de las veces, chirrían con los valores que hasta la fecha había tenido el equipo. Las dudas desaparecen en cuanto la Directiva se hace la siguiente pregunta: cuando dejen el equipo, ¿van a buscar sustitutos?, ¿seguirán ayudando al club captando patrocinadores aunque sean de 200€?

Ahí es donde se ve si los jugadores están más o menos implicados con un proyecto o si solamente vienen a echar el rato, cosa perfectamente entendible, pero que conlleva un tipo de trato distinto al de aquel que está más implicado.

También hay que diferenciar entre amistades y un proyecto a varios  años vista, pues hay jugadores en este equipo con los que yo no dudaría en apuntarme, como jugador POR SUPUESTO, a una liga local para hincharnos a cervezas y bocatas; pero con los que no contaría ni de coña para un determinado tipo de proyecto deportivo.

En este equipo hay jugadores veteranos que todavía pueden aportar algo positivo al grupo, y otros que mejor que no aporten lo que aportan. Si alguno se quiere jactar de estar muy implicado que tome ejemplo de Julio, Enrique o Pablo.

Los tres han puesto a mi disposición su ficha si viene alguien más joven que pueda aportar “supervivencia” al equipo. Y también “me advierten” que no dejarán de entrenar para poder reincorporarse si fallan los fichajes y no dejar tirado así, ni cojo al equipo.

ESO ES IMPLICACIÓN CON EL EQUIPO Y MIRAR POR ALGO MÁS QUE POR ELLOS MISMOS

Pero claro, no todo el mundo puede ser igual, y por lo tanto, no todo el mundo puede ser tratado deportivamente de la misma forma.

Después de venir muchos jugadores los primeros días, nos han ido dejando, hasta quedarnos con poco más que los de siempre; aun así, son los suficientes como para plantear un futuro.

Unos se han ido porque sólo vinieron a entretenerse y también están en su derecho, pero si volvemos a encontrarnos, que será muy probable, los trataré tal y como se han retratado. Otros se han ido porque en otros equipos es más barato jugar, así que supongo que después no se quejarán si apenas juegan.

Con todo esto espero haber apaciguado la sed de noticias que tienen algunos por nuestro equipo.

Como ya he dicho alguna vez, me gustan muchísimo las posibilidades de Internet; me gusta leer los foros, twitter, etc., y es inevitable que siempre haya algún comentario o que alguien intente hacerse el listo o tirar de la lengua a ver si alguien le da explicaciones.

El Algar, por lo pronto, puede estar tranquilo, porque no voy a ir allí, pero por una razón bastante simple. Si después de estar hablando desde junio con mi actual club, en el que estoy de maravilla, hay cosas que todavía estamos puliendo y dando forma, imaginaos incorporarme a un equipo de sopetón y sin haber comentado nada con la Directiva; sencillamente imposible.

Eso no significa que en un futuro no pueda acabar por esos lares, y si en el club siguen estando amigos, todo será más fácil, y más aún cuando lo cierto es que vivo a menos de 8 km de La Unión. Así que sería un placer entrenar a quien fuera, pero siempre y cuando no haya entendimiento con mi club, que es La Ermita, y que espero que lo siga siendo por mucho tiempo.

Anuncios

Imprevisible

Conque no querían ganar no contaba. Es evidente que tienen claro que solo tienen una oportunidad de ganarnos y no han querido enseñar nada. Si nos encontramos otra vez solo puede ser en la final, y ahí lo darán todo.

Todos los jugadores que estén interesados en probar con nosotros tienen las puertas abiertas.
En pretemporada habrá cambios en los horarios y días de entrenamiento, así que os recomiendo que os pongáis en contacto a través de la web del club o de mi correo personal.

pedrojordangallego@gmail.com

Pedro J. Jordán Gallego

Seguimos con el europeo.

Me alegra que la gente eche de menos los post de José Antonio (Calvo) o los míos, pero lo siento mucho por los que buscan salsa rosa donde no la hay.

Primero pondremos algo del europeo y después de mi CLUB.

Me gusta más intentar acertar en la previa que analizar a posteriori los partidos.
Sinceramente creo que lo único que le puede salvar a Francia de una paliza similar a la de los serbios es el rebote ofensivo. Son muy atléticos y van muy bien al rebote como ya han demostrado en todos sus partidos.
Nuestro pivots estarán bien, pero van a necesitar algo de ayuda de los exteriores, sobre todo de Rudy, que es el único exterior que puede disputar los rebotes a la altura que los luchan los franceses.

Para mí el juego de Francia se basa casi exclusivamente en el 1c1 de Toni Parker, y de hecho cuando lo sientan sacan a un jugador de perfil similar pero con menor calidad, De Colo.

Se ha visto muchas veces en este europeo, en el juego estático, que Parker o De Colo se limitan botar o marear un par de pases con mano a mano para recibir de nuevo, para cuando quedan menos de 8 seg jugarse un 1c1, y solamente doblan un pase cuando la defensa está muy cerrada.

Ahí es cuando aparecen los tiradores franceses, sobre todo Batum y Gelebale. La otra posición de donde han sacado petróleo en estático ha sido con Diaw, su calidad y coordinación le han hecho jugar hasta hace poco en casi cualquier posición del campo. Ahora su dejadez e incremento de peso han hecho que se limiten las posiciones del campo en las que puede jugar.
Todavía me acuerdo de cuando hace unos años le ponían: jugador capaz de jugar de 1 a 5, años que coincidieron con sus temporadas en Phoenix con Nash. Creo que los franceses pueden intentar ponerlo a jugar de 3 para castigar a Rudy al poste, pero es un riesgo tremendo, porque en defensa a Rudy sólo podría defenderlo con la mirada. La otra opción sería de 4 pero enfrentándose a Pau da un poco de risa pensarlo. Por lo que creo que se decantará a utilizarlo más de 3 que de 4, ya veremos.

Básicamente creo que si controlamos los siguientes puntos el partido no tendrá color a menos que estemos muy muy negados en el tiro exterior.

1-no conceder superioridades o transiciones claras. En ese campo Parker esta en su salsa y los exteriores franceses encuentran triples abiertos con facilidad. Este punto es básico para todos los equipos del mundo.

2-cerrar nuestro tablero. No conceder demasiadas segundas opciones.

3-que nuestros bases estén a un nivel habitual (no hace falta que estén inmensos) en defensa; si eso es así, le van a provocar un cortocircuito grande en el ataque estático.

Ya veremos en cuánto me equivoco 🙂 🙂 🙂

Todos los jugadores que estén interesados en probar con nosotros tienen las puertas abiertas.
En pretemporada habrá cambios en los horarios y días de entrenamiento, así que os recomiendo que os pongáis en contacto a través de la web del club o de mi correo personal.

pedrojordangallego@gmail.com

Pedro J. Jordán Gallego